Aprende a alimentar adecuadamente a tu perro de edad avanzada

Un perro se considera anciano o de edad avanzada cuando supera los 10 años de edad. En esta etapa de vida los caninos suelen tener comportamientos un tanto parecidos a los de un cachorro, por lo que sus cuidados tienden a ser más delicados. De manera que, si convives con un perro anciano quizá este post te sea de utilidad, pues elaboramos una guía completa para que aprendas a alimentar a tu mascota de edad avanzada y con ello puedas contribuir a su salud y bienestar. 

Lo primero que debes tener claro es que el cuidado de un perro mayor requiere de mucha dedicación, sobre todo si se trata de un canino de gran tamaño, ya que estos suelen presentar mayores riesgos de muerte, a diferencia de los perros viejos de talla pequeña, quienes tienden a ser más longevos. Pero independientemente de la raza o tamaño que sea tu mascota, una correcta alimentación ayudará mucho a que su sistema inmunológico se mantenga estable y sea capaz de combatir las enfermedades. 

Aspectos a considerar en la alimentación de un perro de edad avanzada

Las necesidades de un perro senior son distintas a las de un perro adulto y la alimentación no es una excepción. Por lo que debes tomar en consideración algunos factores como el apetito, tiempo de descanso, nivel de energía con la que realiza las actividades, entre otros aspectos. Así que presta atención y sigue estas recomendaciones para que mejores la alimentación de tu mascota.

1. Cuidado con la cantidad y tipo de comida que le das

Un perro de edad avanzada debe tener un peso equilibrado y no abusar, pues podría padecer de obesidad, lo cual es un problema de importancia. Mantener la figura de tu can en buenas condiciones resulta muy beneficioso para su salud, pues con ello evitas que tu perro cargue peso excesivo en sus viejos huesos y músculos.

Para garantizar que tu mascota esté bien alimentada es importante que acudas al veterinario al menos 2 veces al año con el objetivo de realizar un chequeo general y poder descartar problemas como anemia que suele ser bastante común a esas edades. 

Si tu canino goza de un buen estado físico y tiene buen apetito, considera cambiar su dieta a un pienso light o senior, ya que estos tienen menos calorías, lo cual es específico para esta etapa de vida. Son muchas las opciones y marcas que ofrecen este tipo de alimento en el mercado, incluso puedes adquirirlas por internet por medio de un pago a distancia, de manera que no tengas la necesidad de acudir a la tienda, sino que en su lugar solicites la entrega a domicilio; pero independientemente del sitio en el que hagas tu compra, asegúrate de que el alimento sea de calidad.

Ahora bien, en caso de que tu perro tenga una contextura demasiado delgada, lo más recomendable es hacerlo subir de peso con comidas para cachorros, pues estas son ricas en grasas. Recuerda que las porciones son importantes y pueden variar según el tamaño de tu mascota, no te excedas en la cantidad de comida, pero tampoco le des menos de lo que necesita.   

2. Aumenta la cantidad de proteínas y disminuye los carbohidratos y grasas

Esta recomendación va de la mano con la anterior, puesto que los perros en edades avanzadas necesitan mayores cantidades de proteínas y poco consumo de grasas y carbohidratos para reforzar su nutrición. Ya que es normal que con el paso de los años los perros disminuyan la velocidad para quemar grasas, es por esta razón que se recomienda invertir en alimentos proteicos de calidad; por lo que puedes considerar agregar el consumo de carne en la dieta de tu mascota. En cuanto a las grasas y carbohidratos puedes reducirlas en un 20 % e implementar alimentos que sean ricos en fibra.

Es importante que no te tomes este tema a la ligera, pues de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Tuft, en Estados Unidos, la mayoría de los dueños de perros ancianos son conscientes de que la comida de sus mascotas debe contener menos calorías, pero son muy pocos los que se toman la tarea de ponerlo en práctica. Al ignorar esto puedes perjudicar la salud de tu perro y en lugar de prolongar su vida estarías contribuyendo a reducirla.

3. Hidrata a tu perro

Puede que tu perro no consuma mucha agua durante el día, si esto sucede trata de mejorar su hidratación añadiendo caldo de pollo al pienso, o aumentando la ingesta de comidas húmedas ricas en agua. Esto le ayudará a tener un mejor equilibrio en su organismo. De igual forma, debes asegurarte de dejarle suficiente agua fresca y limpia en sus recipientes de comida, así cuando él desee tomar un poco tenga como satisfacer su necesidad.

4. Nada de comidas duras o difíciles de masticar

A medida que los perros envejecen, van perdiendo fuerza y firmeza en sus dientes, con lo cual debes evitar darle comidas o premios que sean duros de roer, como los huesos que se les dan a los perros jóvenes y adultos. Así que, en su lugar sustitúyelos por alimentos con texturas más suaves, de manera que el perro pueda morderlo sin llegar a lastimarse. 

5. Atención a la falta de apetito

Si notas que tu perro comienza a perder el interés por la comida, ya sea que dure mucho tiempo en terminarla o que directamente no quiera comer, debes acudir al veterinario para que te indique qué tipo de pienso puedes darle o si requiere de dietas caseras que le estimulen el apetito, pues quizá tu mascota esté cansada de comer siempre lo mismo.

También puedes considerar agregar vitaminas a las comidas de tu perro, ya que estás le otorgarán un plus de energía para mantenerse activo y con ánimos, pero antes de hacerlo, consulta al veterinario para que le recete las más adecuadas y te dé instrucciones sobre cómo debes dárselas.

Si por el contrario tu perro tiene un apetito voraz y come demasiado rápido, puedes probar esparciendo las croquetas por el piso, puesto que de esta manera promoverás a la estimulación de su olfato, haciendo que coma más de espacio, lo cual puede llegar a prevenir que sufra de una torsión gástrica. Asimismo, es importante que antes de colocar la comida en el suelo, te asegures de limpiarlo y desinfectarlo, de manera que no esté expuesto a bacterias o cualquier agente dañino.

6. Supervisa sus momentos de comida

Los perros senior en ocasiones tienden a presentar problemas de memoria como la demencia senil canina. Si el tuyo padece de esta condición puede que en algún momento se olvide de las actividades básicas que realiza a diario como la acción de comer. Es por ello que debes mantenerte atento en el momento en el que comienza a ingerir los alimentos, pues si llega a irse durante la ingesta puedes recordarle que no ha terminado de comer. 

Recuerda que sin una adecuada alimentación e hidratación tu perro anciano podría llegar a padecer de problemas serios como insuficiencia renal, anemia, desnutrición o cualquier otra afección. De manera que es importante asegurarte que tu perro tenga una dieta balanceada acorde a su tamaño y edad.

perrosperros senior
Comments (0)
Add Comment