Atropellaron a mi perro, ¿qué hago?

Estás paseando con tu perro por la banqueta y sin aviso alguno corre desenfrenado a perseguir a un gato cruzando la calle, o bien, accidentalmente dejaste abierta la puerta de tu casa y tu perro se escapa, saliendo atemorizado. Ésas son algunas de las causas, entre muchas otras, por las cuales tu perro podría ser atropellado. Cuando esto inevitablemente sucede, cada persona reacciona de diferente forma, por lo cual aquí te presentamos algunas sugerencias a seguir para ayudar a tu mejor amigo.

Es importante, aunque difícil, mantener la calma para no transmitirle tu nerviosismo. Antes que nada, debes revisar tu seguridad y no ponerte en riesgo al tratar de acercarte a tu mascota, sobre todo cuando la calle es transitada. Después de ello, puedes proceder a retirarlo del lugar donde fue atropellado y moverlo a un lugar más seguro. Ambos estarán asustados, así que procura acariciarlo y tranquilizarlo siempre alejando tus brazos, manos y cara de su hocico, ya que, si tiene mucho dolor, probablemente reaccionará queriéndote morder; si es posible, colócale un bozal para evitar que te muerda y que se toque o lama las heridas.

Revisa cuidadosamente su cuerpo para ver si tiene hemorragias o fracturas.

En caso de que tenga una hemorragia, ponle una compresa; al dejar de brotar la sangre, aplícale un torniquete con vendas o con tela cortada en tiras, y si la herida es solamente superficial, un antiséptico será suficiente para evitar infecciones.

Es posible que tu mascota no presente signos visibles de tener una hemorragia, ya que éstas también puedan ser internas, y para estar seguros de que no haya una, puedes examinar sus encías y revisar su color. Si se ven muy blancas u oscuras, o si no reacciona al pellizcarlo en la zona de las patas, es probable que tenga una hemorragia interna.

Si el golpe le causó una fractura, no intentes vendarlo; con mucho cuidado, llévalo con un médico veterinario e intenta que no se mueva al transportarlo, lo ideal es mantenerlo acostado. En caso de que esté inconsciente, recuéstalo sobre el lado derecho colocándole su cuello de forma recta y saca su lengua para facilitar el paso del aire.

Es importante estar atentos a diferentes reacciones, pues puedes creer que aparentemente no le pasó nada al no mostrar señales visibles después del accidente, pero lo mejor es asegurarte y llevarlo con un médico veterinario para descartar lesiones o hemorragias internas que sólo pueden ser detectadas por un profesional.

Recuerda que la salud de tu mascota depende mucho de la rapidez de tu respuesta ante cualquier accidente.

Aliméntalo bien con una dieta Premium o Super Premium de calidad y consiéntelo mucho dándole cariño para lograr una pronta recuperación.

Una mascota sana es una mascota feliz
Por M.V.Z. Miguel Ángel López

Leave A Reply

Your email address will not be published.