Ayudemos a nuestros perros a disminuir su estrés por los nuevos cambios

Tu perro también puede sufrir de ansiedad y estrés y, más si tú lo estás; hoy te damos recomendaciones para ayudarlo y ayudarte a relajarse.

Apoyar su alimentación con nutracéuticos que contengan aminoácidos, como el colágeno hidrolizado, y sustancias relajantes, como las que ofrece la valeriana, pueden ser de gran utilidad para evitar un desgaste físico y emocional en tu perro.

Entender cómo y por qué nuestros perros sufren de estrés y ansiedad nos ayudará a comprender la manera en la que podemos ayudarlos para que, ahora que regresemos a nuestras rutinas, la separación no resulte tan complicada. Ni para tu perro ni para ti. Entrevistamos a la Bióloga y M.V.Z. Rocío López, de la Clínica Veterinaria Meba, quien hoy día es nuestra experta en Gelipet, para que nos explique más sobre cómo ayudar a que nuestros compañeros peludos estén más tranquilos ante los cambios.

Estrés y ansiedad

Mucho hemos oído hablar de “perros estresados” o de la “ansiedad por separación” en perros; pero ¿realmente sabemos si son o no sinónimos el estrés y la ansiedad? La Dra. López nos lo explica fácilmente:

La ansiedad se produce por factores internos y el estrés por factores externos; es posible que la ansiedad se derive del estrés, mas nunca será al revés.

En estos momentos en los que llevamos tanto tiempo encerrados y que no pueden salir a hacer sus paseos o que se dan cuenta de que algo pasa, pero no comprenden qué es lo que sucede, los perros pueden presentar tanto estrés (por las condiciones externas a ellos), como ansiedad (porque también detectan las hormonas que nosotros, sus amitos, secretamos cuando tenemos miedo o ansiedad; eso no lo comprenden los perros pero sienten que “algo malo pasa”), es decir, hay factores en su psique perruna que les hace saber que algo no está bien, explica la entrevistada.

Algunos de los síntomas de estrés y ansiedad son muy parecidos: caminan de un lado a otro sin rumbo, hipersalivan, tienen palpitaciones, tratan de esconderse, no se acomodan en una sola posición.

El estrés puede afectar a nuestros perros al provocar que sus células se desgasten y se produzcan procesos oxidativos que provocan el envejecimiento celular prematuro, sí, igualito que como pasa con los humanos. El estrés es el peor enemigo para una vida larga.

La alimentación sigue siendo la clave

Como lo hemos dicho ya en muchas ocasiones, si hay un aliado para ayudar a cualquier tratamiento es la alimentación, ya que es el cerebro quien se encarga de producir neurotransmisores a partir de los nutrientes que recibe del alimento.

Para apoyar a nuestros perros a que disminuyan el estrés, tengan mejores estados de sueño y de vigilia (lo que reduce el estrés oxidativo y evita el daño celular), estén tranquilos y felices, te recomendamos una dieta en la que se integren algunos aminoácidos esenciales, que son aquellos que no produce el organismo y que requiere obtenerlos a través de la comida. También se sugiere incluir en la ingesta sustancias naturales que ayuden a la relajación física y mental.

Los nutracéuticos de última generación, como el colágeno hidrolizado, dan un aporte de aminoácidos entre los que está el triptófano, el cual resulta un precursor de la serotonina y de la melatonina (las hormonas de la felicidad y el sueño). De tal modo que manda al cerebro los nutrientes que requiere para estar en calma y dormir bien. Hoy día hay colágeno hidrolizado que además combina los beneficios como relajante muscular, anticonvulsivo y efecto ansiolítico natural de la valeriana.

La Dra. Rocío López recomienda que desde ahora comiences a complementar la alimentación de tu perruno con una dosis de Gelipet con valeriana, es decir, una formulación especial de colágeno hidrolizado que contiene aminoácidos esenciales y extracto de valeriana. Esto ayudará a que el cambio no sea tan complicado y preparará el organismo de tu compañero peludo para que pueda estar tranquilo cuando llegue el momento de salir de casa sin él.

De esta manera cuando volvamos a nuestras rutinas cotidianas nuestros compañeros de cuatro patas no resentirán tanto el cambio y, como lo han hecho en otras muchas ocasiones, comprendan que, si te vas, regresarás, que no los vas a abandonar (ansiedad por separación). No podremos evitarlo, pero sí disminuir los efectos.

Además de complementar la alimentación con nutracéuticos (grenetina hidrolizada, p.e.), otro consejo de los expertos es hacer dinámicas de simulación de partida; que comiences a realizar aquellas acciones que hacías siempre que te ibas a trabajar o a la escuela, incluso, si los dejabas en un patio o en un espacio específico y les decías algo para despedirte, lo hagas y salgas (o sea, solo abras la puerta, te salgas y cierres, aunque no des ni tres pasos). Espera unos minutos y al volver haz lo mismo que hacías cuando regresabas: abrir la puerta, saludar, jugar con ellos o darles de comer o platicarles sobre tu día. Esto hará que poco a poco tus peludos vayan regresando a sus propias rutinas.

Por supuesto que cuando ya podamos salir será muy importante que paseen juntos por periodos más largos y que continúes complementando su alimentación con Gelipet anti-estrés.

Recuerda que siempre debes consultar con tu médico veterinario si detectas cualquier cambio físico o emocional en tu perro y que Gelipet no es un medicamento, solo es un aliado para su alimentación y que debe ser suministrado bajo las recomendaciones de los expertos.

Antes de irnos queremos darte una recomendación más, tú también puedes ayudarte para que el cambio no te resulte complicado, hay Colágeno Duché anti-estrés, para consumo humano. Así que ya puedes tener algo más en común con tu perro y ambos acompañarse en sus procesos de readaptación.

En tu bienestar y en el de tu mascota, Duché quiere estar contigo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.