Cómo debo castigar a mi perro cuando se porta mal

Llegas a casa y ves una gran travesura del perro, muebles destrozados, zapatos rotos, papeles masticados, al ver esto te enojas tanto que reaccionas de forma instintiva regañando al perro a gritos o a veces hasta golpes, pero, sabías que este tipo de regaños o correctivos en vez de corregir el comportamiento, solo lo van a aumentar, ¿lo sabías?

Sí, muchas veces, casi siempre, este tipo de correctivos físicos y verbales solo tienen un resultado y es escalar los comportamientos agresivos y destructivos. Algo que no solo pasa con los perros, ya que tambien se ve en las personas, y cuando se regaña involucrando maltrato físico o verbal, usualmente solo se empeoran las cosas.

Eso nos lleva a la pregunta, ¿entonces cómo se debe corregir un mal comportamiento canino?

Lo primero que hay que hacer es entender dos cosas, o mejor dicho vislumbrar dos conceptos y son los castigos y la disciplina.

  • Los castigos, es, cuando regañas a un perro de forma física o verbal.
  • La disciplina, es, cuando enseñas al perro a entender y respetar los límites.

Hay que entender que castigos y disciplina, son distintos. Aunque bueno, finalmente, inclusive la disciplina puede aplicarse de forma estricta y en ambos casos, estas formas de corregir al perro, o a cualquier ser vivo, toman una connotación negativa, en la cual, quien recibe un castigo negativo o disciplina negativa, va a tener muchos problemas afectivos y psicológicos para desarrollarse en su entorno.

Para entender de forma práctica, castigar a un perro significa pegarle o gritarle cuando mordió algo, y disciplinar tener disciplina con el perro, significa establecer límites de forma correcta y metódica.

Es muy importante entender, que maltratar al perro físicamente o verbalmente, es igual de malo para su salud mental, que dejarlo hacer lo que sea y que salga de control. Realmente es importante entender que los perros deben tener disciplina, estructura y entrenamiento positivo, con amor, que lo lleve a un estado emocional equilibrado.

Esto significa, que debemos enseñar a nuestros perros a portarse de bien, de forma positiva, en la cual el amor, la paciencia, la estructura, y sí, la disciplina, le ayudan a entender que es lo que queremos de ellos y que no está bien.

Debemos enseñar a un perro sobre disciplina y límites con amor, por ello siempre se deben evitar a toda costa los golpes, patadas, actitudes agresivas, dominantes, gritos o maltrato físico de cualquier tipo.

La forma correcta en la que se corrige el comportamiento de un perro, puede ser de dos maneras, y solo pueden aplicarse cuando el perro se está portando mal.

  • Decir fuerte y claramente NO, mientras se toma al perro del collar para llevarlo afuera de la habitación o a otro lugar en donde pueda tranquilizarse, y calmado brindarle confort.
  • Ignorar el mal comportamiento hasta que se calme, y es entonces, cuando esta calmado, tratarlo de forma amorosa, para que el perro entienda que recibirá amor cuando se comporte de esa manera.

Corregir o entrenar en forma positiva significa usar nuestro amor hacia el perro como un aliciente para que este se porte bien. Pero, hay que saber que, dependiendo de la actitud que se deba corregir en el perro, es como debemos reaccionar.

  1. Por ejemplo, si el perro está llorando o ladrando excesivamente porque quiere algo, como comida que no puede comer, o porque quiere subirse a los muebles, lo mejor es ignorarlo hasta que se calme, y una vez calmado, darle confort.
  • En el caso de que el perro se esté portando mal mostrando agresividad con perros o personas, ahí debe decirse fuerte y claro NO, y sacar al perro de esa situación.

¿Cuándo no se puede regañar al perro?

Cuando la travesura o mal comportamiento ya pasaron, y por ya pasó, me refiero a que llegaste del trabajo y el perro destruyo algo, muchas horas antes, o inclusive dos minutos, ya que el tiempo en el cual el perro puede relacionar el regaño con el mal comportamiento es casi de segundos.

Así que, si no agarras con las manos en la masa, o, mejor dicho, las patas en la travesura, no puedes regañar al perro, porque este no sabrá porque lo haces.

Leave A Reply

Your email address will not be published.