Perros

¿Cómo reconocer el primer celo del perro y la perra?

Si hemos decidido llevar una cachorra a casa, es momento de conocer cuáles son los signos del primer celo de estos adorables animales. Desconocer cuándo y cómo ocurre esta etapa, puede generar situaciones no deseadas en la salud y la seguridad de nuestras mascotas.

En Dedog puedes enterarte del cuidado que debes brindarle a tu mascota durante esta etapa, así como todo lo que debes evitar para que su paso de cachorra a la pubertad no se convierta en una experiencia traumática.

¿Qué es el celo?

Para comenzar vamos a conocer qué es el celo, se trata del periodo en el que las hembras caninas comienzan a ovular y tienen la disposición de dejarse montar por un macho canino para reproducirse. Esto se repite cada seis meses, por lo que es prudente tomar las medidas necesarias para evitar que nuestra mascota salga a la calle o esté en contacto con un perro, si no deseamos que se reproduzca.

La aparición del primer celo en nuestra mascota es el paso de la cachorra a la pubertad, pero esto no significa que cuenta con la madurez sexual necesaria para parir y criar. Las caninas se desarrollan físicamente después de su segundo o tercer celo, es decir, al cumplir un año de edad. Por esa razón se recomienda evitar el embarazo antes de este tiempo.

En el caso de los machos no existe una temporada definida en el calendario para entrar en celo, por tal motivo es importante estar atentos a su comportamiento regular, para poder identificar alguna señal de celo, como por ejemplo enfrentarse a otros perros que siguen a una hembra.

¿Cuánto tiempo dura el celo de las perras?

El primer celo de una cachorra puede ocurrir a los cinco meses de haber nacido, en razas pequeñas, entre los 7 y 9 meses, en perros medianos, y en los grandes cada 10 o 12 meses, durante un tiempo aproximado de 5 a 21 días, de los cuales sólo 9 serán estro o de fertilidad, es decir permitirá que la monten.

El tiempo no es una regla, ni siquiera en el sangrado, existen caninas que sangran un día y otras que sangran durante todo el celo, así que una manera de verificar si continúa o no su etapa fértil es verificar si deja que el canino se pose sobre ella, si lo rechaza es porque está en la fase de anestro o de inactividad ovárica.

El espacio entre temporadas suele ser bastante regular para cada perra. Si cambia repentinamente de patrón o si notas que suelen ser muy diferentes te recomendamos visitar a un veterinario por precaución.

Señales en tu perra que indican el inicio del celo

Este estado se puede detectar fácilmente debido a los cambios significativos que ocurrirán durante esos días en su organismo, comportamiento y en su cuerpo. Caso contrario ocurre con los perros, ya que los síntomas no son tan marcados y no se ocurren de la misma forma cada vez que se ha cumplido el ciclo y llega el momento de repetirse.

Algunas de las señales que nos indicarán que nuestra perra dejará de ser una cachorra y entrará en su etapa reproductiva son:

Sangrado

Por lo general, las perras comienzan a darnos una señal de alerta dos o tres días antes de entrar en celo, mediante el sangrado el cual puede ser más o menos abundante, así como ligero o concentrado. Este ciclo llamado proestro en el inicio de su fase fértil.

Vulva inflamada

Durante el periodo de celo la parte externa de los genitales de la perra pueden alcanzar un tamaño 4 veces más grande que el regular, este cambio ocurre durante la primera semana. También comienza a lamerse con más frecuencia en esos días.

Orina más veces de lo normal

Una señal que se repite en las perras y en los perros en el periodo de celo es el incremento de las veces que orina durante el día. En el caso de las hembras su orina contiene un alto nivel de feromonas que suelen atraer a los machos.

Estado de ánimo cambiante

Si tu perra ya no despierta temprano, no está pendiente de sus juguetes ni de jugar contigo y está más cariñosa que nunca lo más probable es que falten pocos días para que entre en celo.

Conductas irregulares

Durante estos días tu perra puede hacer cosas que no acostumbra habitualmente como levantar la pata para orinar, montarse sobre otras perras o perros, jadear más de lo acostumbrado.

Olfatear al macho con insistencia

El celo produce una especial atención de las perras hacia los perros, comienzan a pasar su cola por el hocico del macho, le invitan a jugar ladrando con movimientos particulares y los olfatean con insistencia, sobre todo en sus partes íntimas.

Señales de que tu perro ya está en celo

Como te mencionamos anteriormente, aunque en los machos no existe un periodo definido del celo, sí hay algunas una señal que lo diferencia, como su capacidad de detectar a las hembras en celo a largas distancias. Durante esta etapa el sentido del olfato se vuelve más sensible y también suelen marcar su territorio orinando.

Otra característica que nos puede servir de indicativo es el desarrollo o aumento de la agresividad hacia otros machos, ningún perro se puede acercar a su objetivo porque de inmediato será agredido. Cuando el canino está tras una hembra en celo puede aparecer otro signo, la pérdida de peso, ya que muchas veces en medio del celo aumenta su interés por la hembra en celo, pero no siente apetito.

Las feromonas de las perras durante su periodo de celos son fuertes, tanto que puede ser percibido por el perro a muchos metros de distancia, cuando esto ocurre el macho siente la necesidad de estar con la hembra y si se encuentra encerrado en caso hará todo lo posible por salir, aullará, rasgará las puertas y llorará.

Si nuestra mascota ha pasado varios celos y ya es adulto una opción para evitar que continúen los desagradables episodios que origina el celo es la esterilización. Este procedimiento quirúrgico se hace de forma ambulatoria y es el indicado para garantizar la seguridad física y mental del perro.

author avatar
Yesica Flores