Columnas

Cómo viajar en avión con tu gato

Viajar en avión con tu gato puede ser una experiencia estresante tanto para ti como para tu mascota. Sin embargo, con la preparación adecuada y siguiendo algunas pautas, puedes hacer que el viaje sea lo más cómodo posible para ambos.

Preparación antes del viaje

Antes de viajar en avión con tu gato, es importante asegurarte de que cumple con todos los requisitos de viaje. Esto incluye tener al día sus vacunas y llevar consigo la documentación necesaria, como el certificado de salud emitido por un veterinario. Además, es recomendable acostumbrar a tu gato a su transportín varias semanas antes del viaje, para que se sienta cómodo y seguro en él.

Transporte adecuado

A la hora de elegir un transportín para tu gato, es importante que sea lo suficientemente espacioso para que pueda estar de pie, girarse y acostarse cómodamente. También es importante que esté bien ventilado y que tenga una base impermeable en caso de accidentes. Asegúrate de etiquetar el transportín con la información de contacto en caso de que se pierda durante el viaje.

Durante el vuelo

Durante el vuelo, es importante que tu gato se sienta lo más cómodo posible. Puedes colocar una manta o una prenda con tu olor en el transportín para que se sienta más seguro. Además, es recomendable no alimentar a tu gato unas horas antes del vuelo para evitar posibles problemas estomacales. Asegúrate de que tu mascota tenga acceso a agua fresca durante el vuelo.

Llegada a destino

Una vez que hayas llegado a tu destino, es importante permitir que tu gato se aclimate a su nuevo entorno poco a poco. Dale tiempo para explorar su nuevo hogar y asegúrate de que tenga acceso a su comida, agua y bandeja de arena. Si tu gato muestra signos de estrés, como maullidos constantes o comportamiento agresivo, es recomendable consultar con un veterinario para obtener consejos sobre cómo ayudarlo a adaptarse.

Viajar en avión con tu gato puede ser una experiencia estresante, pero con la preparación adecuada y siguiendo algunas pautas, puedes hacer que el viaje sea lo más cómodo posible para ambos. Recuerda asegurarte de que tu gato cumple con todos los requisitos de viaje, elegir un transportín adecuado, mantener a tu mascota cómoda durante el vuelo y permitirle que se aclimate a su nuevo entorno una vez llegado a destino. ¡Buena suerte en tu próximo viaje con tu gato!

author avatar
Yesica Flores