Conoce cómo prevenir la obesidad en tu mascota

Los estilos de vida sedentarios, el envejecimiento, el sobrepeso y los problemas de obesidad no son exclusivos de los humanos. La evolución de los estilos de vida y los hábitos también afectan a nuestras mascotas y en los últimos años, la obesidad es uno de los trastornos que más se ha incrementado, siendo uno de los padecimientos más frecuentes que presentan. En la actualidad el 56% de los perros y el 60% de los gatos presentan sobrepeso o problemas de obesidad.

Este es un tema que nos debería de preocupar ya que la obesidad genera consecuencias en su salud como problemas óseos, articulares, cardiacos y respiratorios, la aplicación de anestesia y las operaciones se vuelven más riesgosas, y puede desarrollar otras patologías como enfermedades del tracto urinario o piedras, además de disminuir la expectativa de vida de tu mascota.

¿Por qué ahora los perros y gatos son más obesos? En el pasado los perros y los gatos utilizaban mucha energía pastoreando o cazando y la comida no era abundante, así que su grasa les ayudaba a sobrevivir. Actualmente las mascotas tienden a ganar peso porque los humanos estamos acostumbrados a mostrar nuestro amor a través de la comida y muchos solemos consentir a nuestra mascota dejándoles comida disponible todo el tiempo o complementando con comida casera.

También existen algunas razas genéticamente predispuestas a esto, como por ejemplo: Cocker, Labrador Retriever, Collie, Dachshund, Pug. Por otro lado, no brindar un alimento adecuado a sus necesidades también puede traer consecuencias, un cachorro de raza pequeña sobrealimentado, producirá demasiadas células adiposas que de adulto lo predispondrán al sobrepeso. Por otra parte, dar rienda suelta a dulces y golosinas es un factor de riesgo importante en lo que concierne al sobrepeso.

¿Cómo saber si un perro o gato padece sobrepeso u obesidad? Los perros y gatos se clasifican con sobrepeso cuando su peso corporal es mayor al 10% de su “peso ideal” y obeso cuando excede un 20%. Por ejemplo, si el peso ideal de un perro es de 10 kilos y pesa 11 kilos, ya se estaría considerando sobrepeso y si llega a los 12 kilos, ya es un perro con obesidad. A nosotros, subir uno o dos kilos, nos puede parecer muy poco, pero en los gatos y perros esto es muy diferente. Por ejemplo, si un gato pesa 4 kilos, y sube uno, ese kilo sería equivalente a 16 kilos nuestros. Mientras que un perro que pesa 10 kilos, el subir un kilo representaría 7 kilos de los humanos.

En casa es muy fácil revisar si tu perro o gato tiene problemas con su peso si al revisarlo con las palmas de tus manos notas lo siguiente:

• Las costillas tienen una gruesa capa de grasa por lo que es difícil palparlas.
• Tiene distensión abdominal o “inflamación” evidente.
• Mirando a tu mascota desde arriba no se ve su cintura o apenas es visible.
• El perro tiene acumulación de grasa visibles sobre la zona lumbar, base de la cola, cuello y extremidades. También puede tenerlos en el tórax y en la columna vertebral. Mientras que el gato tiene un abdomen redondeado o incluso se ve colgado.

Si tu mascota presenta un problema de obesidad o sobrepeso necesita la revisión de su veterinario para armar un plan alimenticio acorde a su estilo de vida, talla o posibles padecimientos.

¿Cómo puedo prevenir que mi perro o gato padezca sobrepeso y obesidad? Existen alimentos especializados como Satiety Support Weight Management de Royal Canin®, el cual controla y ayuda a la perdida efectiva de peso brindando a tu mascota saciedad con menor cantidad de alimento, lo que permite estabilizar su peso sin perder masa muscular, mejorando así la calidad de vida.

Adicional a una nutrición adecuada y adaptada a las necesidades de tu mascota, es importante que consideres lo siguiente:
1. Crea una rutina de alimentación en la que ofrezcas la ración adecuada a su tamaño y estilo de vida distribuida por lo menos dos veces al día.
2. Evita ofrecer sobras de la mesa o comida casera adicional a sus croquetas.
3. Combina la nutrición personalizada de tu mascota con premios bajos en calorías.
4. Implementa una rutina de ejercicios para aumentar el esfuerzo físico de tu mascota.
• Los perros pueden iniciar caminatas contigo o realizar carreras cortas.
• En el caso de los gatos, puedes colocar algunas repisas y colocar su plato de comida en ellas para que sea difícil de alcanzar, esto lo obligará a realizar mayor esfuerzo.
5. El juego es parte importante, no solo para mantenerlo activo, sino también para ayudarlos a reducir su ansiedad y nerviosismo.
6. Considera una sesión de caricias diariamente, los perros y gatos tienen una “hormona del amor” que se libera tan pronto como son acariciados. Rascarse, cepillarse y dormir en la habitación los hará más felices y reducirá el estrés y la ansiedad, recuerda que estos factores propician que te pida más comida.
7. Consulta a tu veterinario para elegir una dieta de prescripción reducida en calorías como
Satiety Support Weight Management para perro o gato de Royal Canin®, éste les ayudará a saciar su apetito entre comidas e induce una pérdida de peso segura.

Si implementas estos cuidados podrás ver resultados a corto plazo, semanalmente los perros pueden perder sin complicaciones entre 1-3% de su peso corporal, mientras que los gatos pueden perder de manera segura entre 0.5 – 2%.

Ahora que sabes lo importante que es que tu perro o gato se mantenga en su peso ideal, sé constante con su dieta y su rutina de ejercicios, tú eres su mejor aliado en este proceso y manteniendo un estilo de vida saludable no solo lo ayudarás a él, sino que fortalecerán ese vínculo tan especial que tienen.

Leave A Reply

Your email address will not be published.