Consejos para integrar respetuosamente a tu difunto perro a la ofrenda de Día de Muertos

La ofrenda de Día de Muertos es una costumbre muy arraigada en la tradición mexicana, una práctica que forma parte de nuestra identidad cultural, así como nuestra idiosincrasia, algo que nos define y hacemos año con año para celebrar el amor por nuestros difuntos seres queridos.

Todos sabemos muy bien, que el 1 y 2 de noviembre se levantan esos altares, para recordar la vida de seres a los cuales amamos, por ello está la ofrenda que incorpora: agua, sal, velas, flores, copal, pan de muerto, una foto del ser querido y por supuesto, las cosas que disfrutaba en vida.

Estas ofrendas son recordatorios de nuestro amor por ellos, y además significan que su recuerdo sigue vive, que no se apaga y que, si bien partieron a otro mundo, siguen aquí, presentes y conectados por las memorias con nosotros.

Así es, para los mexicanos la muerte, no es un adiós, sino un hasta pronto, y con nuestras ofrendas rendimos respeto y les decimos no te hemos olvidado, sigues aquí.

Pues bien, eso mismo puede suceder con nuestras mascotas, que también entran en la categoría de seres y muy queridos, que se fueron, pero siguen con nosotros.

Yo de hecho, todavía lloro de solo recordar a esos peludos que se fueron, pero sé bien, que seguimos conectados, además, no olvidar a esos perros maravillosos me conecta con ellos y seguramente a ellos conmigo.

Por eso, desde hace algunos años comencé a integrar a mis perros a la ofrenda de Día de Muertos, de una forma muy respetuosa, claro está, para celebrar la vida y el recuerdo que dejaron estos perritos tan amados; pero ¿cómo se hace?

En la ofrenda tradicionalmente se ponen elementos que le gustaban al difunto, pero en el caso de los perros hay que ser respetuosos, y hay que poner una foto del perrito y si lo deseas puedes poner algún juguete, el que más le haya gustado.

Lo mejor para la ofrenda de Día de Muertos con mascotas, es hacer una ofrenda especial únicamente para ellos; en un altar pequeño y aparte, puedes poner la foto de tu mascota, unas flores, algún juguete especial, papel picado, y si le gustaban mucho las galletas, el pollito, un bisteck, puedes incluirlo, todo está en que seas respetuoso, sensible y tengas consideración por las costumbres y la memoria de tu perrito.

Ahora, lo que yo hacía inicialmente, por falta de espacio en mi casa, era poner dentro de la ofrenda un espacio especial y ponía una foto de mis perros en la esquina de la ofrenda, pero todo depende de tu familia y el que consultes con ellos integrar a la mascota en este ritual que rendimos a nuestros muertitos.

1 Comment
  1. Ivonne says

    Hola

Leave A Reply

Your email address will not be published.