Cuida a tu mascota en temporada de huracanes

La temporada de huracanes comenzó oficialmente el 15 de mayo en el Océano Pacífico, mientras que en el Océano Atlántico inició el 1o. de junio, y ambas terminarán el 30 de noviembre.[1]

Los huracanes producen vientos fuertes, tornados, tormentas eléctricas y lluvias abundantes que pueden causar inundaciones. Si vives en una zona de riesgo como una ciudad ubicada en la costa o cerca de un río o una presa, seguramente sabes que debes de contar con un Plan Familiar de Protección Civil para que tú y tu familia sepan qué hacer antes, durante y después de una emergencia. Sin embargo, probablemente no sabías que es esencial incluir a los animales de compañía en éste, así como en cualquier medida preventiva que contemples.

Ciudad para las Mascotas, iniciativa de Mars Petcare que busca promover el cuidado y bienestar animal, se dio a la tarea de investigar cuáles son las recomendaciones de los especialistas en este tema. A continuación, te compartimos una guía para incluir a nuestras mascotas en el Plan Familiar de Protección Civil, con base en la información proporcionada por Julio Velázquez Rodríguez, coordinador del Programa de Manejadores de Perros de Búsqueda y Rescate de la Dirección de Protección Civil de la UNAM:

Medidas preventivas

  • Tomar un curso básico de primeros auxilios para mascotas.
  • Planear con base en al menos tres escenarios posibles: en caso de huracán o inundación sin evacuación, en caso de evacuación y en caso de no estar en casa durante la emergencia.
  • Investigar de antemano los refugios temporales que se ubicarán cerca de nuestra casa durante la temporada y si recibirán mascotas.
  • Identificar otros lugares en los cuales nuestras mascotas pudieran quedarse en caso de evacuación, ya sea con familiares, amigos, o refugios temporales o asociaciones protectoras fuera de la zona de riesgo, asegúrate de tener sus teléfonos a la mano. En el caso de familiares y amigos, considera a aquellos que estén familiarizados con nuestras mascotas y cuál es tu Plan de Prevención Familiar.
  • Ubicar los escondites favoritos de nuestras mascotas para poder encontrarlas fácil y rápidamente en caso de tener que evacuar sorpresivamente.
  • Observar el modo de actuar de nuestras mascotas en situaciones de estrés e identificar cómo mantenerlas calmadas y/o entretenidas para que los puedas ayudar durante la emergencia.
  • Mantener la cartilla de vacunación de nuestras mascotas actualizadas y resguardadas con los documentos importantes de la familia, de preferencia en una bolsa hermética para que no se mojen.
  • Asegurar que nuestras mascotas porten en todo momento su collar y placa de identificación -con un número de teléfono celular y/o dirección de correo electrónico- para que puedan contactarnos.
  • Contar con una foto reciente de nuestras mascotas para poder buscarlas si llegaran a extraviarse.
  • De preferencia no mantener atadas a nuestras mascotas; ello minimizará el riesgo de que queden atrapadas durante una emergencia. En cambio, tener siempre a la mano su correa y transportadora -verificar que se ajusten bien a su tamaño sin lastimarlas o incomodarlas y que sean confiables, es decir, que resistan a algún forcejeo intenso. Ayudará mucho que los acostumbres a la manipulación dentro de la transportadora cuando van al médico veterinario o incluso que lo haga un desconocido.
  • Preparar un kit de emergencia con una provisión de alimentos no perecederos; se pueden usar bolsas herméticas o botellas de PET vacías, limpias y secas, o considerar sobres o latas de alimento para mascotas, y abrelatas, y agua potable para al menos 3 días para cada una de nuestras mascotas; plato portátil para el agua; bolsas de plástico para las heces, preferentemente biodegradables; y medicamentos con instrucciones en caso de que se les esté administrando alguno.

En caso de huracán o inundación

  • En caso de no evacuar y quedarnos en casa con nuestras mascotas:
  • Mantener a las mascotas adentro, alejadas de las ventanas y objetos que pudieran caerse.
  • Tratar de mantenerlas calmadas y/o entretenidas.
  • En caso de evacuar:
  • No abandonar a nuestras mascotas, ni dar por hecho que alguien más podrá ayudarles.
  • Poner en marcha el Plan de Prevención Familiar llevando a nuestras mascotas a un lugar seguro o asegurando su permanencia con la familia, igualmente en un lugar seguro.
  • No olvidar los documentos y provisiones de nuestras mascotas.
  • Recoger sus heces en bolsas de plástico y cerrar las mismas, ya que de no hacerlo podrían volverse focos de infección.
  • Evitar que las mascotas beban agua estancada.
  • En caso de no estar en casa durante la emergencia:
  • Ponerse en contacto con la persona de confianza que pueda hacerse cargo de nuestras mascotas conforme a lo acordado.
  • Acordar un momento y lugar seguro para encontrarse con esta persona y nuestras mascotas una vez que haya pasado el peligro.

Recuerda que un dueño responsable de mascotas es aquél que cubre sus necesidades básicas de alimentación, salud, físicas y psicológicas para mantenerlo saludable, feliz y seguro. Confiamos en que esta guía sea una excelente manera de mantener la seguridad de tu mascota como un miembro más de tu familia, en caso de alguna emergencia por huracán o evacuación.


[1]Comisión Nacional del Agua (CONAGUA).

SEMAR, Dirección de Meteorología, Prepararse para un ciclón tropical, Colección Saber lo básico.

CENAPRED-Humane Society International, Materiales electrónicos del curso Internacional para la Protección Animal en la Reducción del Riesgo de Desastres.

FEMA, Cómo prepararse para un huracán, Colección America’s PrepareAthon.

Leave A Reply

Your email address will not be published.