¿El carácter de mi perro es heredado?

Esta es la pregunta que muchas personas se hacen, intentando entender si el temperamento de su perro, su carácter y hasta su personalidad, o mejor dicho perronalidad, son aspectos determinados por su naturaleza o por otro lado hay quien pueda afirmar que esas son cosas que se determinan por la crianza, pero, a todo esto, ¿qué es lo que determina el carácter de un perro?, acaso ¿es la genética o la forma en la que se educa a esta mascota?

¿Crianza, naturaleza o genética?

El determinar si el temperamento o la personalidad es influenciada por la genética o es el resultado directo de las experiencias de vida, es un debate bastante intenso; que no solo existe cuando hablamos del mundo canino, también existe en la psicología humana y hay dos grandes corrientes que afirman cada una por su parte, que la personalidad puede ser influenciada por la famosa crianza y o por otro lado por los condicionantes de la genética.

Si bien, todavía no hay un argumento científico y sólido que desmienta al otro, si existen muchos estudios que han comprobado que tanto la genética como la crianza, ayudan a configurar la personalidad, carácter y temperamento de cada individuo vivo.

Esto quiere decir que, un perro, un gato, o una persona, tendrá cierto comportamiento que será determinado o mejor dicho deriva de sus experiencias de vida, es decir, su historia además de los comportamientos genéticos que pudo heredar de sus ancestros, además, hay que mencionar que hay ciertos rasgos del comportamiento que no solo se heredan, sino que también se refuerzan durante la crianza.

Ahora, hablando de perros, una de las mayores características de las cuales hablan las razas, es del temperamento del perro, y como por fijación genética se hizo que los perros fueran dóciles, amables y pasivos; esto nos habla de una característica de su comportamiento, un que, por cierto, es sumamente importante fue fijada y determinada por su genética; pero esto no quiere decir que todos los perros por genética sean dóciles y amorosos, ya que si bien, es importante como la genética va a predisponer a un individuo, después de eso vendrá la crianza porque hay que saber que las experiencias que viva el perro determinarán su comportamiento, temperamento y hasta personalidad durante su etapa adulta.

Así que, si bien la genética puede predisponer a que un perro sea de cierta manera, bueno, la forma en la que se críe o se eduque reforzará su genética o hará que adquiera otro comportamiento distinto.

Es por estos motivos que los expertos del comportamiento canino, los etólogos, suelen afirmar que la naturaleza animal, así como su genética y su comportamiento, todos estos factores se combinan para crear un individuo único e irrepetible.

Por eso, las personas que han tenido distintos perros en su vida, han descubierto cómo cada uno de esos perros es profundamente distinto al otro.

Así que, la próxima vez que creas que tu perro es tonto, necio, obstinado o no aprende nada porque esa es su naturaleza, porque es tonto por default, bueno, debes preguntarte como la crianza que le has dado ha reforzado esas características.

Leave A Reply

Your email address will not be published.