Leticia Calderon es la Lady Mata Gatos

¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI alguien diga que por miedo puede matar a un animal sin remordimientos?, en verdad, ¿cómo es posible tal aberración?, y no solo hablo por la apología al delito que se está haciendo, o el mal ejemplo que pueda dar una persona a su círculo de allegados, hablo de lo más básico y es la compasión y respeto que merece cualquier ser vivo.

De verdad a mí no me cabe en la cabeza cómo es posible que la vida de un ser vivo ahora valga nada, y lo que más me indigna es, cómo es posible leer o escuchar que alguien mata gatos por miedo como si fuera un deporte, ¿cómo?

Tal vez la respuesta es que vivimos en un mundo tan intolerante que condena a los que son diferentes a vivir marginados y en la violencia, y si bien, se puede pensar que no es para tanto el que una actriz en decadencia, olvidada por el público, alejada de los reflectores, en pocas palabras casi una don nadie con ínfulas de fama, busque la polémica para lograr cierta relevancia mediática, digo, después de todo, no habría que dar eco o esa relevancia que busca, para no darle el gusto, pero, ¿cómo podríamos dejar pasar eso?

Aunque tal vez no sea la búsqueda de fama a través de la polémica, y esto nos lleva a otro problema más importante e inmediato, y es la violencia, así como la terrible impunidad que se vive en nuestro país que permita a cualquier infeliz hacer lo que se le dé la gana, incluso matar y lo peor, es que es tanta la impunidad que se puede hablar de ello públicamente como si no fuera nada.

Eso es lo que más indignación debería darnos, la impunidad, y el cómo las personas justifican la violencia a través del miedo, un miedo que según ellos es tan poderoso que les da el derecho de matar a cualquiera, hoy gatos, mañana perros, después personas.

En esencia ese es un discurso de intolerancia llevado a su mínima expresión, un discurso que nos dice que está bien dañar a aquellos que nos dan miedo o son diferentes.

Si bien hoy toda la comunidad pet lover de México se alzó en indignación para condenar las terribles declaraciones de esta actriz, todos deberíamos alzar nuestra voz de forma enfática para condenarla y pedir algo más que una condena social.

Leave A Reply

Your email address will not be published.