¿Por qué los perros son grandes aliados en rescates tras terremotos?

Perros rescatistas, héroes de cuatro patas

La Ciudad de México nuevamente volvió a estremecerse el pasado 19 de septiembre, mismo día en el que se cumplían 32 años de aquel sismo de 1985 que cobró la vida de más de 12 mil personas. Esta vez fue un terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter el que ha robado la vida más de 200 personas, provocado múltiples y severos daños, y generado pánico entre la población.

Diferentes zonas de la capital mexicana están abarrotadas por rescatistas, autoridades  y miembros de la población civil que ante el desastre, se han volcado a las calles a ayudar en las tareas de salvamento.

Entre los grandes héroes de esta larga jornada por la vida está la unidad canina de la Marina de México,  integrada por “Frida”, “Evil” y “Eco”, y Titán, perro rescatista de la corporación de bomberos en Silao.

“Frida” es una labrador mexicana de siete años con un historial de 52 personas rescatadas en su trayectoria tanto en México, Ecuador, Guatemala y Haití, y recientemente en las labores en Oaxaca y Chiapas donde ayudó a encontrar a 12 personas vivas luego del sismo de 8.2 grados que azotó la región.

Para los rescates la perrita es equipada con un arnés, un visor y zapatos especiales que protejan sus ojos y patitas.

En tanto Titán es un can que ha participado en la localización de 26 personas con vida de los edificios colapsados en la Ciudad de México.

Estos maravillosos animales demuestran porque el perro es considerado “el mejor amigo del hombre”.

Para poder ser perro de rescate es importante que su entrenamiento lo comience aproximadamente a los 2 años y tener las siguientes características:

  1. Pueden ser de cualquier raza si el animal muestra aptitudes como valentía, seguridad, agilidad, destreza y autonomía.
  2. Las razas más adecuadas para la labor de rescate son pastor alemán, pastor alemán, pastor belga malinois, pastor belga tervueren, labrador retriever, boorder collie, Golden retriever, entre otros.
  3. El perro debe mostrar instintos de caza, de presa (indispensable para recompensar al can por su actuación), y de búsqueda.
  4. El animal debe de contar con un excelente olfato que le permita reconocer y diferenciar los olores.
  5. El perro debe de ser atento y tener capacidad de respuesta rápida, así como iniciativa para resolver situación sin necesidad de ser guiado.
  6. Debe mostrar persistencia para continuar con su labor aún si las condiciones externas la complican.
  7. Los perros deben de tener mucha energía para no cansarse rápidamente, ser sensibles ante los estímulos externos pero a la vez equilibrados para no desviarse de su tarea.
  8. Es importante que se adapten a cualquier tipo de ambiente o condiciones de su entorno.

El entrenamiento de canes rescatistas nunca termina, siempre deben mantenerse en buena condición física y  ser expuestos a situaciones nuevas para aprender a resolverlas, lo que les da seguridad e independencia al momento de enfrentarse a acontecimientos reales que requieran de sus habilidades.

¡Valientes, seguros, ágiles y autónomos así son “Frida”, “Evil” y “Eco”, y Titán, cuatro peludos que salvan vidas!

Escrito por Tannya J Romero

Leave A Reply

Your email address will not be published.