Mitos y realidades en la alimentación de mascotas

Tener una mascota implica el compromiso con un ser vivo que dependerá en gran medida de ti, pues al ser un animalito de compañía requiere que le brindes las mejores condiciones de vida y en esto entra la buena alimentación.

Cuando se trata de darle de comer a nuestros perros o gatos podemos entrar en ciertos dilemas, por eso es que en la primera entrega hablamos de los cinco puntos clave para escoger un buen alimento. En esta segunda parte la M.V.Z. Mercedes Peña Martín expone la respuesta a algunas de las preguntas más comunes en la nutrición de nuestras mascotas y brinda también algunas recomendaciones.

¿Debemos cambiar paulatinamente el tipo o marca de alimento?

Sí. Definitivamente debe hacerse de manera paulatina, ya que así evitaremos que nuestro perro o gato sufra de trastornos gástricos (diarrea, vómito, etc.). La recomendación de la experta es permitir que se acostumbren al nuevo alimento y para ello cambiarlo por tercios y en tres días, lo que significa que guardes un poco del paquete anterior para que puedas hacer el cambio.

¿Cómo sé cuál es la ración adecuada?

Hay varios factores que debemos considerar para determinar la cantidad que nuestro perro o gato necesitan, de entre ellos: el nivel de actividad física, la edad, el peso ideal, la raza, la cantidad de grasa corporal palpable en el lomo del animal y la valoración de un médico veterinario zootecnista.

¿Es bueno darle sobras de comida a mi mascota?

Aunque las sobras de comida pueden parecerle un gran manjar a nuestras mascotas los expertos consideran que no debemos darles este tipo de comida y aquí la explicación: “las sobras de comida tienen sustancias que no son benéficas, los restos de estos alimentos se mantienen más tiempo en los dientes y encías del animal, por no tener la misma consistencia que los alimentos peletizados; además de que no hay un balance en la cantidad y calidad de nutrientes que se requieren en una dieta diaria.

¿Cómo puedo ayudar a mi mascota adulta a tener mejor alimentación?

La edad, el ejercicio físico excesivo o ciertos factores genéticos afectarán a perros y gatos disminuyendo, entre otras cosas, la producción natural de colágeno (la proteína encargada de ser el “pegamento” de nuestros tejidos). Esta falta de proteína puede afectar directamente en el desempeño de nuestros amigos de cuatro patas.

Para aquellas mascotas mayores de 7 años, lesionadas o con cierta propensión a problemas óseos, nuestra experta sugiere complementar la dieta con esta proteína de manera asimilable; por ejemplo, colágeno hidrolizado en polvo adicionado al alimento.

Ahora es momento de que disfrutes de tu mascota al máximo y que la consientas a partir de ofrecerle una nutrición balanceada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.