Peligros de la eclampsia en las perras

Cuando no hay una supervisión por parte de un médico veterinario especialista en perros y gatos, lo más frecuente es que después del parto y la lactación, las perras bajen considerablemente de peso poniendo en riesgo su salud y se dé la posibilidad de presentar una eclampsia, pre eclampsia o post eclampsia, independientemente de que su producción de leche no sea la adecuada y por tal motivo los cachorros puedan morir en los primeros días de nacidos.

Estos trastornos pueden ser evitados si a partir de la sexta semana de gestación le es cambiado su alimento normal por un alimento Premium o Super Premium para cachorros, ya que este alimento está formulado no sólo para un desarrollo adecuado de los cachorros si no que también contiene todos los nutrientes que una perra en gestación o lactación necesita sin tener que darles suplementos nutricionales.

La demanda de la gestación y la lactación modifica de manera drástica las necesidades energéticas de la perra. La reproducción recurre a nutrientes depositados en el cuerpo antes y durante la gestación.

Las hembras que son alimentadas con una dieta mal balanceada y de baja digestibilidad antes de su ciclo no tendrán las suficientes reservas de aminoácidos, vitaminas, minerales y energía. Las raciones de baja calidad, así como aquellas de baja digestibilidad, son frecuentemente la causa principal de bajos porcentajes de concepción, anormalidades fetales y cambios en glándula mamaria que afectan la cantidad de leche que produce y posiblemente la cantidad y calidad del calostro (primera leche que la madre secreta con una gran cantidad de anticuerpos para el cachorro). Además, lo malo de esta situación es que la apariencia de baja condición corporal pasa desapercibida por el propietario debido al aumento de volumen abdominal por la gestación y no es sino hasta que nacen los cachorros que se percata del problema.

Otro problema que se llega a presentar es que durante la lactación la perrita puede presentar diarrea, esto debido a que en su necesidad de adquirir la cantidad de nutrientes necesarios aumenta su consumo de alimento, que podría adquirir con el simple hecho de modificar su dieta, como mencioné anteriormente, por un alimento Premium o Super Premium de Estados Unidos para cachorros que contienen los nutrientes recomendados por AAFCO (American Association of Food Control Officials), logrando con esto que nuestra mascota que ya es mamá se mantenga en condición corporal óptima para lograr alimentar a sus cachorros de una manera adecuada.

La creencia de que hay que dar suplementos alimenticios o cambiarle la dieta a alimento casero con una gran cantidad de carne y huesos durante la gestación es falsa, peligrosa e inadecuada. Si estos cambios nutricionales son realizados, corremos riesgos que podríamos lamentar.

Los alimentos Premium y Super Premium de Estados Unidos se pueden adquirir fácilmente en una tienda especializada para mascotas o de preferencia con su médico veterinario, quien además le dará la orientación correcta para que después de estas etapas de la vida su perrita quede como si no hubiera pasado nada, manteniendo la salud tanto de ella como de la camada con una protección adecuada que le fue transmitida por la madre a través del calostro.

Su médico veterinario está capacitado para interpretar las etiquetas de los alimentos y recomendarle el más adecuado para nuestra amiga perruna. Para evitar estos problemas se recomienda llevar un manejo nutricional de acuerdo a su estado, es decir gestación y lactación.

Por MC MVZ Gerardo Garza Malacara

aracalam@prodigy.net.mx

Leave A Reply

Your email address will not be published.