Porque mi perro come insectos

Se dice por ahí que los insectos son el alimento del futuro, pero, eso se dice cuando se habla de la alimentación humana, y esto aplica a ciertos insectos como chapulines, ya que no todos los insectos que vemos se pueden comer, pero, entonces porque algunos perros disfrutan comiéndolos, ¿por qué?

Moscas, abejas, hormigas, grillos, polillas, palomillas, mariposas, en fin, todo lo que este volando cerca de un perro es susceptible a convertirse en el almuerzo; esto sucede porque es parte del instinto del canino y su curiosidad los hace atreverse a atrapar esos bichos que vuelan, hacen sonidos extraños o tienen colores llamativos.

En pocas palabras un perro come insectos por curiosidad, además, hay otro plus, de masticar bichos, y es que tienen sabores extraños y al masticarlos pueden hacer sonidos que los perros disfrutan. No hay que olvidar que a los perros les gusta masticar.

El masticar insectos o atraparlos, a veces sucede por la misma razón por la cual muerden madera, un control remoto, un zapato o una botella plástica; porque la fricción, el sonido y la textura al morder les es placentera.

Pero, hay que saber que muchos de los insectos que están al alcance del hocico de un perro son tóxicos y pueden enfermarlo gravemente, por ejemplo, las moscas pueden estar contaminadas con gusanos estomacales, ya que suelen alimentarse de las heces.

Este no es el único insecto que puede significar un peligro, también están las arañas que pueden picarlo y muchas de ellas son venenosas, en ese mismo sentido están las abejas, que si el perro la atrapa puede inyectar el aguijón causando una fuerte reacción alérgica.

La lista de insectos que pueden ser muy malos para los perros es bastante larga y no solo son los que he mencionado, tambien grillos, orugas, polillas y hasta cucharas pueden tener efectos muy dañinos si el perro las ingiere, porque pueden ser tóxicos o tienen mecanismos de defensa que pueden involucrar algún elemento toxico, que va a producir el mismo efecto. Además, hay muchos insectos que al aplastarlos segregan líquidos de muy mal olor que pueden irritar el hocico del perro o provocar malestares estomacales severos.

Un perro no puede comer insectos, para ellos, no son el alimento del futuro, muy por el contrario, les hacen mucho daño.

Un perro no es como Timón y Pumba, un perro no puede comer insectos viscosos.

Por ello, cuando veas que tu perro está muy curioso con algo en el piso, o que está volando, lo mejor es alejarlo de esa zona y distraerlo con otra cosa para evitar que pueda correr peligros por intoxicación al comer un insecto.

En caso de que suceda, de que se coma un insecto, revisa su hocico, buscando si tuvo alguna mordedura o picadura del insecto, revisa que este en buen estado y que no presente reacciones alérgicas, problemas gastrointestinales o cualquier síntoma de que se siente mal, deberás llevarlo al veterinario.

Leave A Reply

Your email address will not be published.