Perros

Purina lleva a cabo la I Mesa Redonda sobre IAA, para analizar sus efectos e implementación en Hospitales

Varios son los estudios y las demostraciones que confirman el impacto positivo de las Intervenciones Asistidas con Animales entre la población infantil y adulta. Resultados alentadores que llevan a Purina a seguir contribuyendo dentro del bol, con la mejor alimentación posible para las mascotas, pero también fuera de él, ayudando al conjunto de la sociedad y a las mascotas, a compartir y vivir en un lugar mejor para ambos.

En Purina creen firmemente que la vida junto a los animales es mucho mejor, por eso quieren demostrar con datos científicos que el poder del vínculo humano-animal puede ir más allá del ámbito doméstico, donde perros y gatos son miembros activos de la familia. Y es que la compañía dedica esfuerzos en el apoyo de la labor de los profesionales en terapias asistidas con canes, educándolos y entrenándolos con el objetivo de convertirlos en perros de terapias, para mejorar así la calidad de vida de las personas. Además, Purina está comprometida, desde hace años, en hacer más de lo que verdaderamente importa, ayudando a demostrar, a través de estudios e informes los beneficios de estas terapias, para obtener resultados reales en este sentido.

Tal es así que recientemente ha llevado a cabo la I Mesa redonda titulada “Intervenciones asistidas con animales, Beneficios e Implementación en el ámbito hospitalario”,  realizada en el Hospital Sant Joan de Déu. Dicho encuentro contó con la participación de expertos en la materia: Francesc Ristol, CEO y cofundador de CTAC; Maylos Rodrigo, doctora en medicina, especializada en Medicina de Familia del CAP Bordeta-Magraners de Lleida y Especialista Universitaria en Terapia Asistida con Perros de Ilerkan; Elías Guillen, enfermero especialista en salud mental en el hospital de día infantil y juvenil de psiquiatría del Hospital Clínic de Barcelona; Montserrat Codina, Child life en la Casa de Sofia, del Hospital Sant Joan de Déu y Sònia Sáez, veterinaria y responsable de comunicación de Purina. Este encuentro sirvió para poner de manifiesto no solo resultados y visiones de estas terapias por parte de cada uno de los implicados, sino que para analizar y debatir en conjunto el futuro de las IAA, con el fin último de que se puedan convertir, en el futuro, en una normalidad y no en algo excepcional.

Es cierto que actualmente las IAA (Intervenciones Asistidas con Animales) parecen ser un boom o estar de moda. Pero es importante saber que no vale todo y que para hacerlo hace falta mucha formación y conocimiento. En las intervenciones no solo está el animal,  es necesaria la presencia de los técnicos que los guían en cada sesión y debe destacarse la relevancia del rol que desempeñan. Tal y como comenta Francesc Ristol, CEO y cofundador de CTAC (Centro de Terapias Asistidas con Canes), “Formar a los profesionales es el primer paso y el más importante. La persona que guiará al perro en la terapia no puede ser cualquiera y debe saber qué hacer y cómo hacerlo. Aquí radica gran parte del éxito de estas intervenciones”.

La efectividad de este tipo de tratamientos se ve reflejada en distintos estudios e informes que muestran cómo ha mejorado el bienestar de personas en tratamiento. Ejemplo de ello, es el Primer Informe sobre Intervenciones Asistidas con Perros en Pediatría, elaborado en el Hospital Sant Joan de Déu con CTAC y en colaboración con Purina. Esta investigación afirma que, tras llevar a cabo una encuesta en la sala de espera del Hospital con la presencia de perros “el 86,5% de los padres están de acuerdo en que mientras ven cómo su hijo juega con los perros se siente menos angustiado por el motivo de consulta; el 96,5% considera que entran más relajados a su visita médica tras la interacción con los perros, y el 95% coincide en que el estado de ánimo de los menores mejora con los perros”.

Las ventajas de este tipo de terapia es que se adaptan según el tipo de alteración específica del individuo o el colectivo, pudiendo obtener así los mejores resultados en cada caso. Siempre que haya una necesidad, se podrá realizar una IAA que ayude a mejorar la calidad de vida del paciente. Este tipo de tratamientos se centran en generar estímulos positivos a las personas que los necesitan incentivando las emociones positivas, facilitando la comunicación, potenciando las habilidades psicomotrices, generando confianza y mejorando los niveles de empatía.

En palabras de Sònia Sáez, veterinaria y responsable de comunicación de Purina, “Es importante reforzar la idea de que los perros, por sí solos, no curan. Hace falta de un gran equipo médico detrás para que estas terapias funcionen. Los perros no son mágicos, pero el vínculo que generan con las personas sí lo es, y aquí radica la otra parte del éxito”.

En consecuencia, las terapias asistidas  con perros pueden contribuir enormemente a la hora de  manejar varías patologías, concretamente Purina promueve distintas terapias para mejorar alteraciones físicas o mentales como:

  • Trastornos de Salud Mental: Purina ha patrocinado un estudio con el Hospital Clínic y CTAC que pretende demostrar que las terapias con perros ayudan a potenciar las habilidades comunicativas y sociales y a establecer un vínculo cercano con el animal a  niños diagnosticados de TDAH, trastorno de ansiedad, trastorno del espectro autista, entre otros. Además, permite que los niños se sientan en un ambiente cómodo y seguro, del cual sienten que forman parte, ayudando a regular sus emociones y mejorando la adherencia al tratamiento.  
  • Trastornos de la conducta alimentaria: la compañía ha presentado recientemente los resultados dela segunda oleada de un estudio, junto con la Universidad Rey Juan Carlos en el Hospital Universitario Infantil Niño Jesús, en el que evalúa los beneficios de los animales para adolescentes, ya que gracias a ellos mejoran los síntomas derivados de los trastornos alimentarios como la ansiedad o la confianza.
  • Diabetes y Epilepsia: Purina dona alimento para los perros de alerta médica de la Fundación CANEM, entrenados para asistir a personas son diabetes tipo 1, siendo capaces de detectar hiper e hipoglucemias antes de que se produzcan, o los que son capaces de avisar de una crisis epiléptica con antelación y/o reaccionar a ella, ladrando o hasta accionando un pulsador si ésta ya se ha producido. 

Purina saben de la importancia de los animales en la sociedad y están convencidos de todos sus beneficios, tal es así, que desde 2015 tienen en marcha investigaciones para seguir recopilando evidencias relacionadas con el impacto compartido entre el vínculo humano-animal.

author avatar
Yesica Flores