Tres comandos básicos que todo perro debe obedecer

Si tienes un perro en casa muy probablemente sabes que existen tres comandos básicos que debe obedecer: baño (aprender a hacer pipí y popó o “liberar”), llamado y junto. Si no los conocías, no te preocupes, nunca es tarde para enseñárselos. Aquí, te compartimos las recomendaciones al respecto de José Pablo, especialista en comportamiento animal que colabora con Ciudad para las Mascotas, una iniciativa de Mars Petcare México con el fin de crear espacios inclusivos para las mascotas y apoyar a los dueños interesados en conocer más sobre ellas.

1. Baño. Se trata de que nuestro perro aprenda a “liberar” en el lugar que le asignemos. Lo ideal es que se establezca desde el primer día que llega a nuestro hogar, ya que desde ese día él buscará dónde hacerlo. Los perros aprenden a través de texturas. Por ejemplo, si tú le enseñas desde el principio que puede liberar en pasto o tierra (jardín) eso se fijará en su mente. Ahora, la parte de horarios también es importante; él siempre querrá liberar al despertar, no sólo por la mañana, también puede ser después de una siesta; cuando termine de comer; y quizás después de ciertas actividades como un juego. Es recomendable repetirle el comando “baño”, “ya”, o la palabra que hayas decidido. Al inicio premiarlo en el instante que termine de liberar en el lugar que le hayamos asignado, puede ser con algo tan simple como decirle palabras lindas con voz alegre. De esta manera, evitaremos pasar malos momentos, discusiones, o inclusive llegar al abandono.

2. Llamado. Se refiere a que nuestro perro se acerque a nosotros cuando lo llamemos. Nuestro especialista sugiere que trabajemos en él de los 6 a los 12 meses de edad. En el caso de que hayas adoptado a un perro de mayor edad, trabajarlo desde los primeros días que llegue a casa. Para el llamado es importante no sólo llamarlo por su nombre y el comando “ven aquí”, “ven”, etc., el lenguaje corporal también es clave. De tal forma, hay que abrirle los brazos o darle un par de palmadas, puedes comenzar con distancias cortas e ir alejándote cada vez más hasta que lo domine.

3. Junto. Con esto buscamos disfrutar de pasear juntos sin forcejar o jalar la correa, recuerda que, por naturaleza, él siempre va a tener la curiosidad de explorar. Lo que hay que lograr es que nosotros vayamos relajados, sin aplicar fuerza en nuestras manos y brazos. Al mismo tiempo, que él relacione la correa a la satisfacción de dar un paseo, sin demasiada excitación. En el momento en que nuestro perro comience a forcejear, nosotros debemos detenernos, este es un mensaje claro para que él entienda que su conducta no nos está gustando. Una vez que se tranquilice, podremos reanudar la caminata; y detenerla y reanudarla las veces que sea necesario.

Una de las principales causas de abandono de una mascota es porque tiene comportamientos no deseados, sin embargo, debemos recordar que un dueño responsable de mascotas cubre sus necesidades básicas de dieta, salud, físicas y psicológicas, para mantenerlo feliz, saludable y seguro. También comprende el comportamiento del perro y el impacto ambiental en los lugares públicos como miembros de una comunidad, así que estos comandos ayudarán mucho a cuidar su comportamiento, no importa que sea un perro recién nacido o uno adulto, ambos pueden aprender; tu paciencia y constancia logrará que adopte estos comandos.

Si quieres aprender más tips en beneficio de tu mascota, puedes consultar diferentes podcasts de Ciudad para las Mascotas en Spotify: https://spoti.fi/31VjPNm; o bien, síguenos en: Facebook/CiudadParaLasMascotas y en Twitter e Instagram @cd_mascotas .

Leave A Reply

Your email address will not be published.