Perros

¿Qué es un perro reactivo?

Un perro reactivo es aquel que tienen una respuesta exagerada o inapropiada ante determinados estímulos, como pueden ser otros perros, personas, ruidos o situaciones nuevas. Esta reactividad puede manifestarse de diferentes formas, como ladridos excesivos, gruñidos, mostrar los dientes, tirar de la correa o incluso intentar morder. Es importante entender que la reactividad en los perros no es necesariamente agresividad, sino que puede ser una respuesta de miedo, ansiedad o estrés.

Causas de la reactividad en los perros

La reactividad en los perros puede tener diversas causas, como una falta de socialización adecuada en la etapa de cachorro, experiencias traumáticas, miedo, estrés, inseguridad, dolor físico o problemas de salud. Es importante identificar la causa subyacente de la reactividad para poder abordar el problema de manera efectiva. En algunos casos, puede ser necesario contar con la ayuda de un profesional, como un etólogo o un adiestrador canino, para trabajar en la modificación de conducta del perro.

Cómo manejarlo

Manejar a un perro reactivo puede resultar desafiante, pero es fundamental para garantizar su bienestar y el de las personas y animales que lo rodean. Es importante evitar situaciones que desencadenen la reactividad del perro, como acercarse demasiado a otros perros o personas, y proporcionarle un entorno tranquilo y seguro. Además, es fundamental trabajar en la socialización del perro de manera gradual y positiva, exponiéndolo a diferentes estímulos de forma controlada y reforzando su buena conducta.

Estrategias de modificación de conducta

Existen diversas estrategias que pueden ayudar a modificar la conducta de los caninos reactivos, como el refuerzo positivo, la desensibilización y el contracondicionamiento. El refuerzo positivo consiste en premiar al perro cuando muestra una conducta deseada, como mantener la calma ante un estímulo que suele desencadenar su reactividad. La desensibilización implica exponer al perro de forma gradual y controlada a los estímulos que desencadenan su reactividad, para que aprenda a tolerarlos sin mostrar una respuesta exagerada. El contracondicionamiento consiste en asociar de forma positiva el estímulo que desencadena la reactividad con algo agradable para el perro, como comida o juego.

La reactividad en los perros es un problema común que puede tener diversas causas, como miedo, ansiedad, estrés o falta de socialización. Es fundamental identificar la causa subyacente de la reactividad para poder abordar el problema de manera efectiva. Manejar a un perro de este tipo requiere paciencia, consistencia y la ayuda de un profesional en algunos casos. Con estrategias de modificación de conducta adecuadas, es posible mejorar la conducta del perro y garantizar su bienestar y el de su entorno.

author avatar
Yesica Flores