Todo lo que debes saber de las estéticas para perros

Algunas personas opinan que las estéticas para perros son un lujo y que es un servicio muy caro para tratarse de perros. Un estilista canino no es simplemente un individuo con un par de tijeras, una mesa y un perro, es mucho más que eso.

Se trata de una persona que probablemente se ha preparado por años en el arte de transformar en bellezas aquellas bolas de pelo anudado que algunos dueños dejan que se conviertan sus perros. Algunos realizan verdaderos milagros. Por más que uno traiga el pelo hecho un desastre jamás podría llegar a los extremos a los que llegan muchos dueños de perros. Adentro de esas bolas de pelo se pueden encontrar chicles, clips, ligas perdidas y hasta nidos de pulgas o garrapatas. En algunas ocasiones se pueden encontrar heridas con gusaneras.

Existen dos tipos de estilistas caninos. Algunos viven en el glamour de las exposiciones caninas y viajan por todo el mundo ganando sueldos poco despreciables. Los otros estilistas son los que reciben los verdaderos retos. Son los estilistas que trabajan en clínicas veterinarias durante todo el día recibiendo un sueldo muy inferior al de sus colegas.

Un estilista canino puede tardarse desde una hasta seis horas en el arreglo de un sólo perro. Cada raza tiene necesidades diferentes en cuanto a su arreglo y hasta la manera en la que deben cepillarse en el caso de no requerir un corte de pelo.

El corte del pelo se puede hacer con tijeras o con máquina para esquilar. Existe gran variedad de tijeras dependiendo de las necesidades de la raza, por el grosor, tipo de pelo y corte que cada perro necesite. Las máquinas de esquilar traen diferentes peines o navajas que le dan tipo y profundidad al corte y un estilista podría utilizar varios tipos de peines en un sólo perro. El corte de pelo puede hacerse antes o después del baño, dependiendo del tipo de pelo y corte. Por lo general las partes del perro que van sin pelo se rapan antes del baño para no lavar un pelo que se va a retirar.

Dentro de la misma raza a veces existen diferentes cortes y el estilista debe saber cómo hacer la mayoría de ellos. Algunos cortes se utilizan para exposición, otros dependen de la época del año o del clima que impere.

El baño del perro se puede hacer con jabón, shampoo y enjuague, todo dependiendo del tipo de pelo que el perro tenga. Si el perro tiene algún problema en la piel, se puede utilizar jabones o shampoos medicados.

Un estilista deberá tener un amplio conocimiento de la anatomía de cada raza de perro y conocer las ondas direccionales del crecimiento del pelo. Se trata de un escultor que en un descuido puede poner en peligro la integridad física del perro.

Aparte de tener que bañar, secar, cortar y peinar el pelo de cada perro, el estilista es el encargado del corte de uñas. Esto sin contar que el perro puede tratar de morderlo por lo que en ocasiones deberá convertirse en domador y psicólogo para evitar perder alguna extremidad de su cuerpo. Los perros tampoco se quedan quietos todo el tiempo, tornándose a veces en una tarea desesperante por lo que el estilista deberá ser muy paciente.

Por todo esto, la próxima vez que piense que se le está cobrando demasiado por el arreglo de su perro, trate de hacerlo usted mismo. Seguramente acabará agotado y su perro no lucirá como usted desearía. Piense que en este país se cobra la tercera parte de lo que se cobra en los países del primer mundo por el mismo servicio.

M.V.Z. Karin Vomend Álvarez

Leave A Reply

Your email address will not be published.