Cómo evitar la agresividad de mi perro

¿Tu perro está entrando en un modo agresivo con actitudes territoriales, te gruñe, te ladra o te ha querido morder, a ti, otras personas o animales?, sí la respuesta es sí, es momento de parar estas conductas agresivas, recuerda, no hay perros malos, hay perros que no han sido criados o socializados de la manera correcta.

Esto quiere decir que si tu perro está presentando conductas de agresividad estas pueden detenerse y modificarse.

Ahora, debes tener en mente que, si tu perro gruñe, ladra o intenta morder a un desconocido, esto es perfectamente normal, ya que los perros tienen una función de protección; pero, sin embargo, si estas en la calle o llega una visita a tu casa, no es ideal que el perro tenga estas conductas.

Lo primero que debes aprender a hacer es a leer el lenguaje corporal de tu perro, para saber cuándo esta en modo agresivo con las señales de aviso que está dando, así podrás estar prevenido y corregir el comportamiento que no deseas.

Usualmente gruñidos, enseñar dientes, echar las orejas para atrás, pelo erizado y músculos tensos son señales inequívocas de mordida y ataque; así que cuando veas a tu perro en este tipo de postura, debes calmarlo, tranquilizarlo para prevenir la agresividad.

Ten en mente que el miedo, el estrés y la ansiedad pueden poner al perro en modo agresivo, así que, si quieres evitarlo, una buena manera para hacerlo es evitar que el perro llegue a esos estados emocionales, puedes hacerlo con distracciones con juguetes, premios o inclusive buscar una forma más positiva para canalizar esas emociones, como hacer ejercicio o juegos físicos.

Si el perro está siendo agresivo por territorialidad o posesión, y no quiere que te subas a la cama, que no estés en el sillón cuando esta él con otra persona, gruñe por sus croquetas, juguetes o incluso objetos, la forma para evitar la agresividad es distraerlo, funciona bien con halagos, juegos o inclusive comida.

Otra buena forma para que el perro entienda que no puede ser agresivo, es enseñarle de forma verbal y con desaprobación, di fuertemente NO y sácalo de la habitación; eso hará que el perro entienda que no puede gruñir.

Finalmente, otra manera para reducir la agresividad, sobre todo en machos es la castración que reduce su nivel de hormonas, así como su nivel de ansiedad por reproducirse o proteger a las hembras de la casa.

Recuerda, la agresividad de un perro puede controlarse siempre y cuando te enfoques en educar a tu mascota.

Leave A Reply

Your email address will not be published.