Columnas

Efecto mascota: ¿sabías que pueden ayudar a contribuir con tu salud?

Estas son las formas en las que mejoran tu vida

¿Podría una mascota ser de ayuda a tus males? Si bien no tienen la capacidad de resolver nuestros problemas, se ha comprobado que perros y gatos sí tienen un efecto positivo en la salud física y mental de los seres humanos, lo cual mejora significativamente nuestra calidad de vida.

Estas son algunas de las formas en que los animales de compañía influyen positivamente en la salud humana.

Aliados en el estrés e interacciones sociales

Tener un animal de compañía nos proporciona apoyo psicológico y social. Desde la reducción del estrés y la soledad hasta el lograr calmar los nervios y ansiedad. Pasar tiempo con ellos nos ayuda a lidiar con momentos difíciles y agitados en la vida.[1] 

Acariciar el suave pelaje de un gato o dar un paseo con un perro, son buenas maneras de liberar endorfinas, oxitocina y dopamina, hormonas asociadas a los sentimientos positivos y los vínculos afectivos.

Su presencia es reconfortante e incluso puede promover las interacciones humanas. Los paseos ayudan a reforzar las conexiones interpersonales a través de interacciones causales que surgen de estas actividades.[2]    

También se ha descubierto que los niños hiperactivos, demasiado agresivos o con autismo, pueden beneficiarse de la calma que una mascota provee. Diversos estudios han demostrado que la gran mayoría ve beneficios positivos derivados de dicha interacción.[3]    

El vínculo que va más allá

La salud física en los humanos también se ve impactada positivamente:

● Asma y alergias: Los beneficios para los niños que crecen con animales de compañía son varios. Entre ellos, el estar expuestos desde una edad temprana a alérgenos de mascotas o plagas. Algunos estudios han demostrado que les puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, con lo que pueden desarrollar resistencia y reducir el riesgo de sufrir alergias y asma.[4]

● Salud cardiovascular: Las hormonas también juegan un papel importante en la presión sanguínea. La interacción con gatos y perros libera hormonas potentes como la oxitocina y la serotonina, que nos ayudan a relajarnos y, por consiguiente, a bajar la presión teniendo un impacto positivo en el corazón.

Se ha demostrado que tener un perro reduce en un 36% el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Parte de ello tiene que ver con la actividad física que implica el pasear a nuestros mejores amigos. En promedio, los dueños de perros pasean al menos 2.5 horas (150 minutos) a la semana, lo que puede tener efectos positivos en el corazón.[5]

En cuanto a los gatos, un estudio con más de 2,400 de ellos, concluyó que había un riesgo relativo significativamente menor de muerte por enfermedades cardiovasculares, entre ellos, mostraron menos infarto de miocardio.[6] 

● Terapia con mascotas: Debido a los efectos que la interacción con animales ha demostrado tener, hoy en día se les entrena para que interactúen de forma controlada con las personas. Ayudan a impulsar la sensorialidad para generar estímulos positivos porque tienen un efecto calmante que ayuda a relajar y a generar un estado de felicidad en las personas.

Por esta razón, se han incorporado a hospitales, asilos, escuelas y otros centros terapéuticos en donde pueden beneficiar a aquellos que lo necesitan y el adiestrador o responsable está presente en todo momento para garantizar que el animal se comporte adecuadamente.

Así como ellos cuidan de ti, tú cuida de ellos

Existen amenazas invisibles que pueden comprometer el bienestar de nuestros animales de compañía. Dos pilares esenciales de la salud preventiva son la vacunación y la desparasitación. Mantener el esquema de salud de nuestras mascotas al día significa una poderosa defensa contra enfermedades infecciosas y parásitos que la pueden poner en peligro. Las vacunas dependerán de su edad y necesidades específicas; estas sirven de escudo contra una amplia gama de enfermedades y también para fortalecer su sistema inmunitario, que los defiende contra patógenos nocivos. Las vacunas se desarrollan meticulosamente para combatir enfermedades específicas, como la rabia, el moquillo, el parvovirus, la leucemia felina, la traqueobronquitis infecciosa canina (o tos de las perreras), entre muchas otras.

Por otro lado, pulgas y garrapatas transmiten enfermedades infecciosas que, sin un adecuado control, pueden generar verdaderas infestaciones que suponen un riesgo no solo para las mascotas sino también para las personas. También existen parásitos como gusanos que se alojan en pulmones y corazón, que afectan la salud cardiovascular de nuestras mascotas. Al utilizar antiparasitarios con la frecuencia correcta, se evita la propagación de parásitos, y las enfermedades que estos transmiten entre animales y humanos. La adopción de estas medidas preventivas, además de chequeos regulares con el veterinario, nos garantizará que estarán sanos.

La MVZ. Samantha Hay-Parker, Asesora Técnica en Boehringer Ingelheim Salud Animal México, explicó que “el vínculo entre animales y humanos existe desde hace miles de años y la forma en la que hoy nos relacionamos con ellos ha ido evolucionando a través del tiempo, convirtiéndolos en parte de nuestra familia. Para gozar de su compañía y todos los beneficios de estar con ellos, es importante mantenerlos sanos, esto implica que tengan todas sus vacunas y que estén desparasitados; así, podrán interactuar con nosotros sin ningún riesgo”.

En un mundo en el que el ritmo de vida puede ser intenso, los retos a los que nos enfrentamos pueden parecer abrumadores, la presencia de nuestros amigos de cuatro patas nos ofrece un respiro y cambio de mentalidad. La MVZ. Samantha Hay-Parker, recuerda que, así como los animales impactan en nuestra salud, es nuestra responsabilidad como tutores cuidarlos y contribuir a que ellos también gocen de buena salud y calidad de vida. Concluye que su bienestar es el nuestro y que no debemos pasar por alto la importancia que tienen en la vida de los seres humanos.  


[1] Walsh, F. (2009). Human-Animal Bonds II: The Role of Pets in Family Systems and Family Therapy. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/40023864_Human-Animal_Bonds_II_The_Role_of_Pets_in_Family_Systems_and_Family_Therapy  

[2] Oosthuizen K;Haase B;Ravulo J;Lomax S;Ma G; (2023). The role of human-animal bonds for people experiencing crisis situations. Animals : an open access journal from MDPI. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36899798/

[3] Robinson, L. (2023). The health and mood-boosting benefits of pets. Help Guide. Disponible en: https://www.helpguide.org/articles/mental-health/mood-boosting-power-of-dogs.htm

[4] Adopting a pet could protect babies against asthma and allergies. Asthma Australia. (2019). Disponible en:  https://asthma.org.au/about-us/media/adopting-a-pet-could-protect-babies-against-asthma-and-allergies/#:~:text=A%20Swedish%20study%20of%20pet,asthma%2C%20eczema%20and%20hay%20fever.

[5] Animal therapy statistics in 2023. The Zebra. (2023). Disponible en:  https://www.thezebra.com/resources/research/animal-therapy-statistics/ 

[6] Qureshi, A. I., Memon, M. Z., Vazquez, G., & Suri, M. F. K. (2009, January). Cat ownership and the risk of fatal cardiovascular diseases. results from the Second National Health and Nutrition Examination Study Mortality follow-up study. Journal of vascular and interventional neurology. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3317329/

author avatar
Yesica Flores