Gato

Esterilización en los gatos, garantía de buena salud

Tener un gato conlleva una gran responsabilidad debido a que es primordial que antes de cumplir el primer año, se le esterilice para que tenga una buena salud y se prevengan enfermedades, aunado a una buena alimentación, desparasitación y vacunación a tiempo.

De acuerdo con la médico veterinaria Adriana Martín del Campo Fonseca, Gerente Técnico de Animales de Compañía de PiSA Salud Animal, “la tenencia de gatos ha aumentado considerablemente desde el 2019, siendo parte de un efecto de la pandemia, donde la adopción de perros y gatos aumentó en general, pero con mayor tendencia a los felinos, estimándose una cantidad de 16 millones en México”.

Si bien, los gatos son mascotas adecuadas para el ritmo de vida actual porque son aptos para que vivan en espacios reducidos como departamentos -que es tendencia en las grandes ciudades-, es importante que, al ser tutor de uno, se le practique la esterilización, que consiste en retirar de manera completa las gónadas, es decir, testículos en machos y ovarios, trompas uterinas y cérvix en hembras.

“Este procedimiento quirúrgico es bajo anestesia general y, por ende, solo puede ser realizado por médicos veterinarios con experiencia o especialistas en cirugía. Por lo general el procedimiento es muy rápido, seguro e indoloro y la recuperación es casi inmediata. En el caso de las hembras, evitaremos por completo los problemas que tienen como raíz el aparato reproductor y los desbalances hormonales, como la piometra, las pseudogestaciones y las mastitis, reduciendo también en un alto porcentaje el cáncer mamario.

En el caso de machos, eliminaremos por completo la posibilidad de cáncer testicular y dependiendo del momento de la esterilización, podremos eliminar y bajar en gran medida los comportamientos sexuales no deseados, como salir y disputar territorio por hembras contra otros machos”, explicó la especialista de animales de compañía de PiSA Salud Animal.

Se ha comprobado que la esterilización, además de ayudar en el control poblacional de los felinos y la disminución de las afectaciones en la fauna local por su instinto de cacería, también puede mejorar su calidad de vida y disminuir las probabilidades de intoxicación al ingerir sustancias nocivas, insectos y/o pequeños mamíferos que -a su vez- hayan ingerido algún veneno para su control.

Otros dos grandes motivos para esterilizar a estos animales son la prevención de la leucemia viral felina y el virus de inmunodeficiencia felina; así lo explicó la médico veterinaria Adriana Martín del Campo Fonseca:

“Existen otras amenazas para los gatos que no están esterilizados, son dos enfermedades virales particulares: una es la leucemia viral felina, que puede transmitirse a través de la saliva o secreciones nasales de un gato infectado (a través de mordidas e incluso acicalamientos mutuos). Esta enfermedad provoca un tipo de cáncer en las células linfoides, provocando una leucemia como tal. Si bien puede ser controlada a través de distintos tratamientos complejos y costosos, no tiene cura. Otra es el virus de inmunodeficiencia felina, el cual es transmitido por vía sexual o contacto con sangre o secreciones a través de las peleas. Esta enfermedad, al igual que en el humano, provoca un inmunocompromiso de por vida en el gato, el cual seguramente terminará falleciendo por infecciones o enfermedades secundarias al SIDA felino, acortando además su esperanza de vida”.

Para la leucemia felina existe una vacuna preventiva, pero no así para el SIDA felino. Por lo que la mejor manera de prevenir esta enfermedad es a través de la esterilización antes de que los gatos presenten comportamientos reproductivos, siendo alrededor de los 6 meses en las hembras y 8 meses en los machos.

El 8 de agosto se celebra el Día Internacional del gato, declarado así por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal en 2002 para ayudar a generar conciencia sobre la importancia de estos animales de compañía.

author avatar
Yesica Flores