Columnas

¿Las mascotas también necesitan refuerzos? La razón por la que vacunar no es lo mismo que inmunizar

Las vacunas en las mascotas son igual de importantes que en los humanos y es por ello que se vuelve una de las responsabilidades más grandes con la que todos los tutores deben cumplir de manera rigurosa. Para nosotros, vacunas como la de COVID o el tétanos son necesarias cada cierto periodo de tiempo para proveernos de defensas, pero ¿cómo funciona con las mascotas? 

La MVZ. Emilia Tobías, Gerente Técnico de mascotas en Boehringer Ingelheim Salud Animal México explica que “las mascotas deben recibir un cuidado apropiado a través de programas de vacunación, que serán anuales una vez que dejan de ser cachorros. De no llevarlos a cabo, pueden enfermar y, además, ser transmisores de enfermedades a otros animales, a sus propios tutores y hasta a terceras personas”.

Se estima que en México hay más de 23 millones de perros y gatos, y el 70% viven en situación de calle1; es decir, sin un protocolo de vacunación adecuado. El panorama de los animales que cuentan con un hogar tampoco es alentador, pues de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de los hogares que tienen un animal de compañía solo 42% de los dueños los llevan al veterinario y 33% no lo ha hecho en ninguna ocasión2. Para prevenir enfermedades, la concientización y sensibilización son sumamente importantes.

“Si bien en los últimos años se ha incrementado el interés por el cuidado de las mascotas, y con esto el aumento en el número de animales vacunados, aún queda mucho por hacer para que cada mascota reciba las vacunas que

necesita cada año”, añade la Gerente Técnico.

¿Por qué es importante la inmunización?

Las vacunas son consideradas la mejor medida para la prevención de enfermedades. Con ellas ayudamos a nuestras mascotas a tener una vida larga y saludable. Cuando vacunas a tu mejor amigo con las dosis y frecuencia necesarias, estás transmitiendo en su organismo cepas inofensivas del virus o microorganismo causante de cierta enfermedad, las cuales son detectadas por el sistema inmunitario, que fabrica las defensas necesarias para protegerlo.3

La MVZ. Samantha Hay-Parker, Asesora Técnica en Boehringer Ingelheim Salud Animal, indicó que «la inmunización es el objetivo último de la vacunación. Esta es la que ayuda a que el sistema inmunitario de las mascotas esté preparado para defenderse de enfermedades específicas, y eso solo se logra cumpliendo con un esquema de vacunación apropiado para cada individuo.”

Tanto perros como gatos deben de estar protegidos ante enfermedades de manera regular y con ello poder lograr la inmunización. No aplicar las vacunas de refuerzo es un error común que también ocurre con los humanos, pero que no debería tomarse a la ligera pues puede dejar vulnerable a nuestra mascota, incluso si recibió las vacunas iniciales cuando era cachorro.

“En cuanto a la tecnología, las vacunas de vectores virales recombinantes son tecnologías novedosas en medicina veterinaria, que utilizan virus inocuos que funcionan como transporte del gen que codifica las proteínas específicas que generan la inmunidad en los animales, haciéndolas vacunas seguras, innovadoras, eficaces y altamente específicas4, explicó Hay-Parker.

Los avances tecnológicos también han permitido que hoy en día la administración sea más sencilla con opciones que actualmente no requieren aguja y que incluso tienen un aplicador ergonómico para la administración oral de vacunas, como ya ocurre con algunas vacunas para uso humano.

Evita las urgencias, opta por la medicina preventiva.

Es importante destacar que la vacunación solo debe ser realizada por profesionales, es decir, un médico veterinario que, tras evaluar el estado de salud y las características de tu mascota y su entorno, tomará la decisión de vacunar y cómo hacerlo.

En caso de llevarla a cabo, la vacunación reduce significativamente la transmisión de enfermedades, reduce el riesgo de progresión de la enfermedad y la mortalidad. “En todos los casos, es mejor optar por entender cuáles son las vacunas requeridas junto con el veterinario pues en ocasiones, perros o gatos son infectados y no presentan ningún signo, pero desarrollan el padecimiento y, cuando se descubre, puede ser muy tarde”, declaró la Asesora Técnica.

En medicina de perros, existen vacunas denominadas esenciales u obligatorias. Un claro ejemplo de estas es la vacuna contra la rabia, que puede aplicarse desde el primer mes de edad con refuerzos entre los 3 y 6 meses y, finalmente, cada año para asegurar la inmunización. Asimismo, existen las vacunas complementarias que se administran en función del riesgo de exposición a patógenos que tenga la mascota como la de Bordetella bronchiseptica, también conocida como tos de las perreras que se trata con Recombitek Oral Bordetella5 con la que reciben una inmunidad por 13 meses. Otras vacunas como la de parvovirus, moquillo, hepatitis, leptospirosis deben aplicarse en las primeras semanas de vida, con dosis repetidas y luego revacunar anualmente según señale el médico.

Hay que tener en mente que las mascotas pueden contraer diversas enfermedades del medio ambiente e incluso, de otros animales. Por esta razón, a lo largo de su vida, es importante llevar un registro de sus vacunas ya sean esenciales o complementarias para evitar las complicaciones de una enfermedad que pudo evitarse.

author avatar
Yesica Flores