Perros

Por qué amo más a mi perro que a las personas

Si tienes un perro en casa y has forjado con esta mascota un vínculo de amor, seguro, eres de los que dice que ama con locura y pasión a su perrito, pero, este sentimiento de amar intensamente a la mascota, no simplemente se queda en un sentimiento, inclusive podrías sentir que amas mucho más a tu perro, más que a otras personas, pero, ¿por qué pasa esto?

Porque amo más a mi perro que a las personas

Acaso decir que se ama a un perro más que a otras personas es una locura, o tal vez una exageración, o, por otro lado, también puede que sea una aseveración correcta, y es que, cuando se crea un vínculo con una mascota, ese puede ser un verdadero sentimiento y lo más cercano al amor verdadero, ¿qué será?

La respuesta a esta pregunta depende de cada persona, y si bien, sí, hay quien verdaderamente ama a su perro, incluso para amarlo más que a otros especímenes humanos, también hay quien lo dice como una exageración; finalmente, cuando se habla de sentimientos y de amor, esta es una experiencia personal, y solo la persona que vive ese amor, solo esa persona, puede entender sus sentimientos que algunas veces se desbordan en exageraciones.

Sin embargo, hay que saber que, si es posible amar a un perro, de hecho, la ciencia ha comprobado que el apego afectivo que puede generar una persona por su perro, es equiparable al apego con un hijo; y según dicen los expertos, no hay amor más fuerte que el que se siente por un hijo. Entonces, si una persona puede llegar a amar a su mascota, tanto como lo haría con sus propios hijos, eso nos dice que es muy posible y factible que quieras a tu perro más que al vecino, o a un compañero del trabajo o la escuela.

Esto sucede debido a la vinculación y apego que se crea con las mascotas, y cuando pasas tiempo cuidado a tu perro, compartiendo con él tu vida, cuando te sientes triste o feliz y compartes esos momentos con esta mascota, todo eso hace que se forje un vínculo de amor, un sentimiento poderoso que te hará sentir mucho amor, apego y cariño por ese animal de compañía, y para tu cerebro no habrá distinción de especie, sin importar que para muchos sea solo un perro, para ti ese vínculo convierte a ese animal de compañía en un ser querido que representa para ti muchas cosas.

Además, otra característica que permite que nos sintamos más cercanos a los perros, que, a las personas, es que los perros nos aceptan, nos entienden y hasta nos escuchan sin criticarnos, juzgarnos o hacernos sentir mal, esto hace que te sientas aceptado y amado incondicionalmente por tu mascota, y esas emociones propician que amas de la misma forma a tu perro.

author avatar
Yesica Flores