Cómo cuidar a mi mascota del frío

Cuando llega la temporada invernal, nuestras mascotas, al igual que nosotros, sufren por el frío; por ello es necesario protegerlas para que su bienestar y salud no se vean afectadas, pues algunas de las enfermedades que pueden padecer ven desde un resfriado, hasta bronquitis, laringitis, faringitis, o incluso pulmonía.

Los gatos son más sensibles a las bajas temperaturas que los perros. Las mascotas que tienden a tener más frío son las de razas pequeñas, las que tienen poco o nada de pelo, así como los cachorros y las de mayor edad, pues estos dos últimos tienen más débil su sistema inmunológico, mientras que los perros y gatos que tienen mucho pelo no sufren tanto.

No es recomendable usar cobijas eléctricas porque puedes causar un accidente; una idea es colocar bajo su cama una bolsa con agua caliente o con semillas calientes. No lo dejes mucho tiempo al aire libre; si es posible, mantenlo dentro de tu casa cuando el termómetro marque bajas temperaturas, de lo contrario, asegúrate de que su casa lo proteja del frío, es decir, que no corra mucho el viento ni se filtre el agua, por lo que su ubicación también es esencial, y coloca algunas mantas para que se mantenga calientito.

Puedes darte cuenta de que tiene frío porque tiembla o porque al recostarse, se quiere cubrir con su propio cuerpo. Por ello, es recomendable exponerlo al sol y pasearlo cuando haya sol para mantenerlo activo. Si vives en un lugar donde las temperaturas congelan las banquetas, puedes ponerle botas especiales para proteger sus patas evitando que sus almohadillas se resequen o lastimen. No le cortes el pelo, mantenlo bien peinado pues los nudos no aíslan el frío. Báñalo dentro de tu casa, aunque no con la misma frecuencia que en verano, pues su piel puede resecarse y debilitarse, y rápidamente sécalo bien, cuidando sus orejas para evitar una otitis.

Debido a que en invierno gasta más calorías, es recomendable consultar con tu médico veterinario si es necesario darle mayor cantidad de alimento. Una mascota bien alimentada tendrá sus defensas altas y, por lo tanto, menos posibilidades de enfermarse. Pregúntale cuál es la mejor opción de alimento Premium o Super Premium para las necesidades específicas de tu mascota. Por otro lado, recuerda que siempre debe tener agua disponible y revisar que no se congele.

No olvides reforzar sus defensas con las vacunas anuales correspondientes, pero si notas que tu mascota tiene fluido nasal, lagrimeo o lagañas, estornudos, tos seca o con flemas, dificultad para respirar o que está inapetente, llévalo con el médico veterinario para que lo revise.

Una mascota sana es una mascota feliz
Por M.V.Z. Miguel Ángel López

Leave A Reply

Your email address will not be published.