Desechos de mascotas y de alimentos, un emprendimiento en línea a prueba de pandemia

Dar un giro de 180º grados a tu vida profesional y atreverte a emprender nunca será algo fácil; sin embargo, Marilú Pulido a sus 48 años decidió embarcarse de lleno en la aventura del emprendimiento ambientalmente sostenible a través de la biotecnología y convertir los desechos fecales de los animales en abono para el jardín. 

En 2017, Marilú vio una gran oportunidad de negocio, no sabía qué hacer con la popó de sus 5 mascotas y tenía una oferta de soluciones limitada e inadecuada, así que puso manos a la obra acercándose al Instituto de Biotecnología del Tecnológico de Monterrey para tener un respaldo científico e incubar su proyecto.

Así descubrió que, de acuerdo con el INEGI, en México 57 de cada 100 hogares tienen una mascota, los perros representan aproximadamente el 85% de ese total, con casi 19 millones; mientras que el 15% restante es ocupado por gatos, con 3 millones. Añadiendo el alto porcentaje de animales callejeros, se pueden generar hasta 986 mil toneladas de desechos fecales cada día, lo que puede resultar en problemas de salud debido a las partículas infecciosas que vuelan por el aire. 

De esta forma nacieron dos marcas; la primera es FosaPet, que consiste en contenedores para depositar las heces fecales de las mascotas y convertirlas en abono para los jardines, y catalizadores que controlan los olores, bajan emisiones de gases y evitan la fauna nociva. La segunda es Urban Leaf, que procesa los desechos de frutas, verduras, pasto o servilletas por medio de compostadores para la casa y catalizadores. 

La contingencia abonó las ventas online 

Con FosaPet y Urban Leaf comenzó vendiendo en tiendas físicas, pero la pandemia del COVID-19 la dejó sin clientes. Fue ahí cuando descubrió en Mercado Libre a su gran aliado comercial, uniéndose a la tienda oficial del Estado de México para comenzar con su negocio online

“Yo empecé con Mercado Libre a finales de septiembre del 2017, pero a mi edad no soy muy hábil con la tecnología así que no le puse mucho interés, sin embargo, a principios de marzo de este año, el gobierno del Estado de México hizo un convenio con Mercado Libre para impulsar al microempresario y migré a su tienda oficial. En ese momento me empecé a posicionar y, de febrero a junio, tuve un crecimiento de 575% en las ventas por este medio”menciona Marilú. 

Hoy, el 80% de sus ventas son a través de Mercado Libre, aumentaron un 340% y pasó de ganar 9 mil pesos en promedio a inicios de año, a un pico de 62 mil pesos en junio. Actualmente, Marilú trabaja junto a su esposo e hija, pero también ha podido generar empleo indirecto. 

Marilú atribuye el éxito y crecimiento de su producto a diversos factores, el primero es a la presencia en la plataforma de Mercado Libre, donde asegura que ha recibido un fuerte tráfico. También valora la experiencia de compra que le ofrece a sus compradores, como las entregas en 24 horas, los pagos seguros y a meses sin intereses a través de Mercado Pago; además de lo fácil y amigable de la plataforma que le permite tener una comunicación óptima y directa con el usuario. Y finalmente, destaca los créditos otorgados por el e-commerce que le permitieron abastecer sus insumos cuando se agotaban.

El futuro floreciente de Fosapet

Para Marilú, los siguientes pasos son ingresar sus productos en los centros de distribución de Mercado Libre para poder agilizar aún más sus entregas y poder enfocarse en generar conciencia de la necesidad de atender temas del medio ambiente, solucionarlos a través de la tecnología sustentable y conseguir inversión para investigación.

Actualmente, cuenta con representación en toda la República mexicana, 7 distribuidores y un 90% de ventas en el terreno electrónico, el próximo paso para FosaPet es el posicionamiento en diferentes mercados. “Estamos tocando puertas en otros países como Chile, Colombia, Perú y Estados Unidos, y creo que la plataforma nos va a ayudar mucho a mover el producto a estos países”, finalizó.

Leave A Reply

Your email address will not be published.