Perros

Por qué cambiamos la voz cuando hablamos con nuestros perros

Cuando hablamos con nuestros perros, es común que cambiemos nuestra voz y adoptemos un tono más suave y cariñoso. Este fenómeno, conocido como «baby talk» o «voz de bebé», es algo que muchos dueños de mascotas hacen de forma natural sin siquiera darse cuenta. Pero, ¿por qué lo hacemos?

El cambio en nuestra voz al hablar con nuestros perros puede deberse a una combinación de factores. En primer lugar, la voz suave y aguda que solemos usar al hablar con ellos puede ser más fácil de entender para ellos, ya que se asemeja a los sonidos que emiten los cachorros cuando se comunican entre sí. De esta manera, al adoptar este tono, estamos facilitando la comunicación con nuestros peludos amigos.

Además, al hablar con nuestros perros de esta manera, estamos transmitiéndoles emociones positivas y reforzando nuestro vínculo con ellos. Los perros son muy sensibles a las emociones humanas, por lo que al hablarles con un tono cariñoso y afectuoso, les estamos mostrando nuestro amor y cuidado, lo que fortalece la relación entre nosotros.

Otro motivo por el que cambiamos nuestra voz al hablar con nuestros perros puede ser simplemente por instinto. Al igual que los bebés humanos, los cachorros despiertan en nosotros un instinto de protección y cuidado, lo que nos lleva a adoptar un tono más suave y maternal al comunicarnos con ellos. Este instinto de protección puede llevarnos a tratar a nuestros perros como si fueran nuestros propios hijos, lo que se refleja en la forma en que les hablamos.

Además, al cambiar nuestra voz al hablar con nuestros perros, estamos también reforzando su comportamiento positivo. Los perros responden de manera positiva a la atención y afecto que les brindamos, por lo que al hablarles con un tono suave y cariñoso, estamos reforzando su buen comportamiento y fomentando una relación de respeto y confianza mutua.

Cambiar nuestra voz al hablar con nuestros perros es algo natural que hacemos para facilitar la comunicación, transmitirles emociones positivas, reforzar nuestro vínculo con ellos, mostrarles nuestro cuidado y protección, y reforzar su comportamiento positivo. Al final del día, lo más importante es demostrarles a nuestros peludos amigos cuánto los queremos y cuidamos, y si eso implica hablarles con un tono de voz suave y cariñoso, ¡no hay nada de malo en ello!

author avatar
Yesica Flores