Porque es tan relajante acariciar a un perro

Estos días que hemos sufrido de altas dosis de estrés y ansiedad, una de las mejores herramientas que disponemos para calmar esas emociones, es la compañía de un perro, y algo tan simple como acariciarlo ofrece confort terapéutico al alma, como lo dice el novelista Dean Kooktz, “acariciar, rascar y abrazar a un perro podría ser tan relajante para la mente y el corazón como la meditación profunda, y casi tan bueno para el alma como la oración”.

Algo tan simple como acariciar a un perro, durante unos minutos, tiene un efecto tan relajante, que puede ser un buen auxiliar para la contención de emociones negativas; aunque bueno, hay que saber, que, acariciar a un perro no resolverá los mayores problemas de ansiedad, tristeza, angustia o depresión, sin embargo, este tipo de contacto puede hacer mucho bien.

Pero, ¿por qué?

Porque es tan relajante acariciar a un perro

Ya sea que se acaricie por horas, o solo unos segundos, acariciar a un perro tiene un poderoso efecto terapéutico que puede cambiar tu animo

Y ese sentimiento no es imaginario. Acariciar a un perro realmente tiene un poderoso efecto terapéutico que puede alegrar tu día y mejorar tu estado de ánimo, la razón es que, los seres humanos son animales físicos, somos entes que nacimos para estar en contacto, esta es la razón por la cual es placentero sentir el toque de una mano, o cuando tocamos, simplemente porque los sensores que tenemos en la piel, o en las manos, mandan una señal al cerebro que activa muchos procesos que suceden en el sistema nervioso, el encargado de ponernos alertas o relajados.

Cuando el sistema nervioso recibe señales de relajación, como cuando nos tocan, o cuando tocamos a una mascota, el cerebro se activa para hacernos sentir en calma, tranquilos, por lo que se reduce la presión arterial y químicamente nuestro cuerpo segrega muchas sustancias que nos hacen sentir felices, como oxitocina y endorfinas.

Así que, cuando tocamos a un perro, el cuerpo se relaja, la ansiedad desaparece, el ritmo cardíaco se normaliza, y, además, por si fuera poco, el cuerpo segrega ciertas hormonas que nos hacen sentir muy bien.

Estos beneficios que aporta un perro a la mente y a las emociones, las que hacen que acariciar a un perro tenga un efecto tan positivo, como si fuera una poderosa terapia que te ayuda a normalizar tu estado emocional.

Esta es la razón por la cual, se utilizan a los perros, cada vez más, para participar en terapias asistidas por ellos, para ofrecer todos esos beneficios terapéuticos a las personas.

Cuando sientas que ya no puedes más, respira profundo y acaricia a tu perro, verás cómo eso cambia por completo las cosas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.