Perros

Todo lo que debes saber sobre la influenza canina

Pandemias, gripas, e influenza, es algo de lo que estamos viviendo hoy en día debido a las bajas temperaturas y a crisis mundiales de salud, esto hace que sea muy importante informarnos sobre estas enfermedades, sobre todo, las que pueden afectar a nuestros perros, por ello, hoy en Conociendoamiperro.com hablamos sobre lo básico de la influenza canina.

El primer paso para cuidar a nuestros perros de la influenza canina es entender a esta enfermedad viral, pero, sobre todo, debemos saber que, con las medidas correctas de prevención con ciertos cuidados, pero, sobre todo, la vacunación, mantendremos a nuestros perros sanos y protegidos de esta enfermedad.

La influenza canina, tambien conocida como gripe canina, es el resultado de dos sepas de virus que mutaron la equina H3N8 y la aviar H3N2, ambas sepas del virus, pueden infectar a un perro manifestándose con los clásicos síntomas de una gripe, y si bien, la tasa de mortalidad de la influenza canina es relativamente baja, inferior al 10%, es una enfermedad que debe considerarse con la seriedad debida.

Esto hace que la prevención sea la mejor manera de cuidar a un perro, evitando exponerlo a bajas temperaturas, pero, sobre todo, evitando lugares de contagio como parques, guarderías para perros, o inclusive que el canino tenga paseos con otros perros desconocidos.

Otra buena alternativa para cuidar a un perro de la influenza canina, es la vacuna, son relativamente baratas y puedes conseguirla con tu médico veterinario de confianza.

Ahora hablando de la forma en la que se contagia la influenza canina es por contacto físico directo con un perro infectado, a través de secreciones respiratorias que se expulsan al aire con tos, estornudos, ladridos, e inclusive hasta por compartir juguetes, cuencos, agua y hasta correas.

Los síntomas de esta enfermedad a parecen dependiendo de la sepa de 2 días a una semana y son:

  • Fiebre – temperatura alta
  • Tos seca
  • Escurrimiento nasal con una mucosidad transparente y viscosa
  • Falta de apetito
  • Letargo y sueño

Si identificas estos síntomas no esperes más y lleva al perro a una revisión veterinaria para que pueda recetarte el mejor tratamiento para su control, el que reacciones rápidamente será la diferencia entre la vida y la muerte.

Así que ya lo sabes, cuida mucho a tu perro de estas enfermedades y recuerda, la prevención es la clave.

Disclaimer: esta información es de naturaleza educativa y no pretende ser un sustituto de la prevención, el diagnóstico o el tratamiento veterinario profesional.

author avatar
Yesica Flores